Con alrededor de cinco baldes de agua diarios sobreviven las familias de San Jacinto, Bolívar, durante esta temporada de sequía que ha dejado sin agua potable a la población. La ausencia de lluvias estaría agudizando la crisis en ese municipio, donde no hay acueducto. El Alcalde, Abraham Kamell, dio a conocer que en caso de emergencias, ni siquiera se contaría con agua para apagar incendios forestales. “Cada año que llega San Jacinto sufre por no contar con un acueducto, hemos instalado tanques de manera provisional en sectores donde la comunidad llega y se abastase por medio de canecas. Cada familia tiene en promedio 5 a 10 canecas diarias. Nos da mucho miedo, si en el cerro de Maco o en alguna vereda se llega a presentar un incendio, imagíne cómo vamos a sufrir, cómo vamos a lograr apagar ese incendio si estamos sufriendo por llevar agua a los barrios y a los pueblos”, afirmó el alcalde Kamell. Las temperaturas en San Jacinto Bolívar están por encima de los 35% grados centígrados por lo que hay alerta en esa población por la falta del liquido. La zona rural, según datos, de la oficina de gestión de riesgo de ese municipio, sería la más afectada debido a que la ausencia de vías impide que se lleve agua en carrotanques.