Foto RCN Radio

Usuarios en Sincelejo confían en que llegue pronto un nuevo operador y que se acaben los abusos y el mal servicio que presta Electricaribe. Otros sectores tienen prevenciones frente al anuncio de liquidación por parte de la Superservicios. Franklin Donado, presidente de la Asociación de Usuarios de los Servicios Públicos, advirtió que los colombianos deben asumir los costos de esta liquidación. “El hecho de que Electricaribe sea liquidada significa que del bolsillo de los colombianos van a salir unos 400 millones de euros, fuera de la demanda que tienen Unión Fenosa en tribunales internacionales por unos 3 billones de pesos”, explicó Donado. Los trabajadores de Electicaribe piden al Gobierno Nacional garantías en materia laboral. Carlos Figueroa, presidente (e) del Sindicato de los Trabajadores del Sector Eléctrico, dijo que se está luchado por mantener el vínculo laboral, “en caso que se dé la liquidación oficial, que ya se anunció, que en la misma resolución de la continuidad de la sustitución patronal con el operador que se escoja”. Miller García, prestador de servicios a Electricaribe, también expresó su preocupación. “Tenemos sensación de incertidumbre por que la contratista nos debe tres meses de arriendo de vehículos  y no sabemos cómo va a quedar o que va a pasar” En todos los casos esperan que la liquidación redunde en el mejoramiento del servicio de Energía en el Caribe, pues según la Casa del Consumidor en Sincelejo el mayor cúmulo de quejas que a diario reciben son contra Electricaribe. Según Laura Severiche, coordinadora de la Casa del Consumidor en Sincelejo, de 240 quejas que se han recibido por servicios públicos en 40 días, 150 son contra Electricaribe. Gobernador respalda anuncio de liquidación de Electricaribe El gobernador  de Sucre, Edgar Martínez Romero respaldó la decisión del Gobierno nacional  en liquidar la Distribuidora y Comercializadora Electricaribe, controlada por el grupo español Gas Natural Fenosa  y manifestó que esta determinación es la respuesta a los usuarios  que soportaron por muchos años los atropellos en la prestación del servicio de energía en la Costa Caribe.