De acuerdo con la asociación sindical, la gerencia de Transcaribe miente a la ciudadanía sobre la operación y deficiencias.

La nueva tarifa de Transcaribe de 2.300 no deja de generar reacciones negativas en distintos sectores de Cartagena, que desde hace varios días adelantan jornadas de protestas en las estaciones y el Patio Portal contra esa alza. Para el próximo 10 de enero se tiene previsto que los usuarios inconformes no utilicen el sistema masivo de transporte, una iniciativa a la que se unirá el Sindicato Nacional de Transporte.

Edinson Parada, líder sindical, explicó que la gerencia de Transcaribe está engañando a la ciudadanía al decir, por ejemplo, que con la llegada de nuevos buses se solucionarían los problemas que tiene el sistema masivo, “ha mentido al decir que esos vehículos van a mejorar el servicio, el problema es que no se está reforzando el carril principal. Esto va a congestionar más las estaciones”

Según el líder sindical, este es el origen del problema y la razón de las protestas de los usuarios, advirtió que esto también provocó una dificultad adicional para los conductores de los buses de Transcaribe, “porque la comunidad los está atacando a ellos. Han habido problemas de agresividad como ustedes lo han visto, y todo eso es porque los culpan a ellos”

Tras la jornada de protestas de ciudadanos, el Concejo Distrital de Cartagena anunció un debate sobre el alza de la tarifa. El Concejal del partido de la U, César Pión, dijo que pedirá una reunión con Humberto Ripoll para evaluar el impacto de este incremento y revisar el estado de las rutas alimentadoras, chatarrización, adecuación de vías, entre otros aspectos administrativos.

Para el concejal Pión, si a los operadores del sistema se les paga por kilómetro recorrido, aumentar el costo de pasaje vulneraría las reglas de juego de cómo se pactó el incremento anual del pasaje.