Foto archivo: Cortesia.

En el colegio del corregimiento Coyongal, jurisdicción del municipio de Magangué, los estudiantes llegan con sueño, somnolientos. La situación se presenta porque Electricaribe de manera recurrente suspende el servicio de energía y los menores no pueden descansar debido al calor, a los mosquitos que prevalecen en la región Caribe. Estos menores terminan durmiéndose en los pupitres. Manuel Madero, rector de la institución educativa, relató que hasta tres noches seguidas deben pasar sin el fluido eléctrico: “Tenemos periodos sin energía y los niños amanecen cansados porque no tienen buen descanso en las noches. Los estudiantes se duermen dentro del salón. El fluido eléctrico se va sin avisar y demora un día, dos días, y hasta tres días hemos tenido que aguantar sin servicio de energía”. Los niños para poder iniciar clases deben participar de actividades previamente preparadas por los profesores buscando despertarlos y animarlos. “Hemos optado por sacar a los niños en las primeras horas de clases sacar a los niños de los salones, dejamos que se estiren un rato para poder empezar en la segunda hora de clase. Con esto buscamos que los niños se reactiven anímicamente y dejen la somnolencia”, explicó Cesar García Carreazo, coordinador de la institución educativa Coyongal. Son más de 325 menores que deben asistir con más sueño de la cuenta por causa la interrupción del fluido eléctrico por parte de Electricaribe.