Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En Sucre un guardián vigila a mil 600 detenidos en sus casas

La difícil situación carcelaria en Sucre no solo afecta a los internos, sino que se presta para la reincidencia en el delito. Un solo guardián del Inpec está a cargo de supervisar a las cerca de mil 600 personas que tienen detención domiciliaria.



La situación se presenta por falta de personal del Inpec, que es una de las reclamaciones del sindicato en esta parte del país.

Este solo guardián debe pasar revistas y vigilar el cumplimiento de las medidas a los procesados o condenados, que están en varios de los 26 municipios del departamento.

Las medidas de detención extramurales son una salida a la situación de hacinamiento que existe en la cárcel La Vega de Sincelejo, único penal ordinario en el departamento.

El penal, con capacidad para cerca de 600 internos, triplica su capacidad y esto genera problemas de salud, convivencia y otras situaciones violatorias de los derechos fundamentales.

Tras una reunión con alcaldes el comandante de la Policía en Sucre, coronel Julio Cesar Sánchez, indicó que está generando un fuerte impacto en las cifras de delito la reincidencia de personas que gozan de estas medidas.

Destacó que muchas de las personas que se capturan diariamente tienen el dispositivo o brazaletes del inpec y otros que tienen la medida de detención en el domicilio.