Foto: Cortesía Alcaldía de Cartagena.

Las autoridades en Cartagena suspendieron once establecimientos por no cumplir con los requisitos para prestar su actividad comercial. La acción fue el resultado de operativos adelantado durante el fin de semana por parte personal de la Sijín, Policía Metropolitana, Esmad, Secretaría del Interior, Bomberos, Datt y Epa Cartagena. Según el reporte entregado, el sábado se suspendieron 5 establecimiento en los barrios Boston, San Francisco, La Candelaria y Palestina. Mientras que el domingo se le aplicó la medida a 6, ubicados en los barrios de Olaya Herrera, Las Gaviotas, El Pozón, Ciudad Bicentenario, Villa de Aranjuez, Huellas Alberto Uribe y San José de los Campanos. "Estamos trabajando por la seguridad de los cartageneros, los negocios que no cumplen con las normas serán suspendidos. La comunidad reconoce el trabajo que estamos haciendo y estaremos trabajando con la policía cubriendo los sitios más neurálgicos de la ciudad", dijo el alcalde Manuel Vicente Duque, que participó en el operativo. Los establecimientos suspendidos fueron: Terraza-bar Los Primos, Bar Extasis, Punto Frio El Huequito, Terraza punto 46, Disco tk Yordys, Terraza Bar La Isla, Refresquería Shirley, Terraza Bar Mambo, La Casa Rosada, Billares Nico y el Bar el Rincón de las Señoritas. Las autoridades verificaron que en estos lugares si acreditaban los documentos de cámara de comercio, certificado de bomberos, certificado de Dadis, autorización de Sayco y Acimpro para los derechos de autor, y el certificado del uso del suelo. "Durante todos los fines de semanas saldremos a realizar este plan Defensa Cartagena. A hacer los controles a los sitios de rumba, nos tomaremos las plazas, donde haya afluencia de personas y los lugares donde la misma comunidad nos entregue información y tengamos conocimiento que se presenta el mayor número de casos de intolerancia", destacó el secretario del Interior, Fernando Niño. El operativo también permitió realizar una verificación de las identidades y antecedentes judiciales de las personas que se encontraban en la zona donde se efecuaron los controles, así como permitió que la ciudadanía expresará sus preocupaciones en torno a la seguridad de sus sectores. "Estamos cumpliendo con la comunidad, según las denuncias que han colocado de requerimientos que le han hecho a la policía y a la Alcaldía, de presencia de policía en algunos sectores de la ciudad. Nuestro propósito es llegar con una capacidad grande para tomar medidas contundentes que permitan el control de afluencia de público, de consumo de sustancias y licor en vías públicas, y así en forma preventiva generar convivencia pacífica en los sectores de Cartagena", precisó el general Luis Poveda, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena. Los establecimientos suspendidos tienen 10 días hábiles para acercarse a las respectivas entidades del Distrito para actualizar los papeles y realizar los procedimientos respectivos para que puedan reanudar su actividad comercial.