Cargando contenido

Se trata de Offer Ericksson, tras su desaparición un juez en Cartagena ordenó la captura de seis personas.

Panorámica de la ciudad de Cartagena
RCN Radio

Un juez en Cartagena ordenó las capturas de seis ciudadanos israelíes, quienes al parecer, estarían vinculados con la desaparición y asesinato del empresario sueco-israelí, Offer Ericksson Noam.

Ericksson, propietario de varios establecimientos nocturnos que funcionaban en el Centro Histórico, y desapareció de forma misteriosa en febrero del año pasado.

Lea además: Ofrecen recompensa para dar con el paradero de israelí desaparecido en Cartagena

Los requeridos por este caso fueron identificados como Orel Doga, Dimitri Ziskind, Maor Azulay, Osher Sibony, Asam Hagag y Assi Moosh.

En lo que respecta al último, éste ha sido apodado como 'el demonio de Taganga',  fue capturado en mayo de este año en una operación coordinada entre la Fiscalía General de la Nación y autoridades de España y Portugal.

Consulte también: Así fue la captura del proxeneta israelí Assi Moosh, el "demonio de Taganga"

Las ordenes de captura contra estos seis extranjeros se dan tras un arduo proceso investigativo adelantado por la Fiscalía y la Sijin, a partir del testimonio que brindó una testigo, quien relató los hechos que se habrían presentando en el apartamento de Ericksson, en el cual estaba acompañado por varias personas.

RCN Radio conoció en exclusiva detalles del testimonio que entregó la testigo y en el que se revela cómo fue asesinado el empresario, cuyo cuerpo habría sido desmembrado y sus restos sacados en bolsas negras para desaparercelo y así borrar el macabro crimen.

Entrevistador de la fiscalía: ¿Quiénes eran las personas que supuestamente se encontraban en el apartamento?

Testigo: Isaac, Salomón, Joche, Ole,  todos se fueron, duraron un buen rato y después se fueron.

Entrevistador de la fiscalía: ¿Después que se desapareció Offer, mandaron a alguien a limpiar ese apartamento?

Testigo: Si, muchas veces. A varias de nosotras. A mí me mandaron con una compañera.

Entrevistador de la fiscalía: ¿Usted cuando entró al apartamento observó algo raro algo inusual algo que le haya llamado la atención?

Testigo: Bueno, unas bolsas negras. Ellos me dijeron que eso había que botarlo porque era basura. El piso no tenía sangre, estaban todos los cuchillos fuera, regados, los cuchillos no tenían sangre. Los muebles, la pared, dijeron lavar todo bien, yo me llené de tanto misterio y me puse a llorar.

La compañera me dice no llores. Comenzamos a limpiar rapidito. Los cuchillos los lavé, y organizamos los muebles. Después entran ellos, nos quitaron las bolsas que las iban a botar, 3 bolsas,  las colocaron a fuera, esperaron que termináramos. 

Lea además: Reportan amotinamiento en cárcel de Riohacha (Guajira)

Como a los dos días enviaron a dos compañeras más a lavar. Ellas le echaron manguera con jabón a todo, yo tenía miedo, a nosotras nos mandaron el mismo día a lavarlo como a las 3 de la madrugada.

Entrevistador de la fiscalía: ¿Era normal que a esa hora ustedes hicieran aseo?

Testigo: Allá se hace aseo a cualquier hora, pero al apartamento se le hace en el día o en la noche cuando ellos tuvieran alguna fiesta. Mandaban a uno a recoger basura o a pasar el trapero.

Entrevistador de la fiscalía: Esa hora, 3 o 4 de la mañana, ¿las mandaban a hacer aseo?

Testigo: Ahí se limpia a la hora que sea si no hay fiesta. En el apartamento no, sólo que mandaron a limpiar.

Uno de ellos se me para al frente y me dice ¿por qué lloras?, yo le dije tengo mucho dolor de cabeza y yo estaba que me moría. Él me dice ¿por qué?, me alza la cabeza y me dice,  toma mi amor, me dieron una pastilla, que la tomara pero como yo sé que son drogadictos yo se las recibí en la mano pero no me la tomé.

Yo dije, será una droga para drogarme y hacerme algo. Entonces, yo entré a la cocina y la boté, me tomé agua.

Le dije, no ya me siento mejor, me piden la llave del carro de la van, la sacaron a esa hora pero como quitaron las cámaras, después activaron las cámaras y ya el carro estaba adentro, me entregaron las cámaras.

Es pertinente destacar que en el caso de Assi Moosh, las autoridades han manifestado que esta persona habría creado un modelo de economía criminal para el lavado de activos, producto de la explotación sexual y consumo de estupefacientes, mediante empresas prestadoras de turismo en las ciudades de Santa Marta, Cartagena, Medellín y Bogotá. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido