Un proyecto inmobiliario de seis torres de 30 pisos cada uno, que contempla 120 apartamentos, amenaza con tapar la visibilidad del Castillo San Felipe de Barajas. Debido a esto, funcionarios de la secretaría de Planeación se reunirán con funcionarios de la Procuraduría General de la Nación para evaluar las medidas que se podrían tomar frente a este proyecto. El edificio en construcción se trata de viviendas de interés social, el cual representa una amenaza para el Castillo San Felipe el cual es Patrimonio histórico de la Humanidad. Irvin Perez, jefe de esa dependencia distrital, dio a conocer que Cartagena tiene unas zonas específicas para este tipo de construcciones. El objetivo será revisar la normatividad vigente para la construcción de viviendas de interés social y las restricciones de altura vigentes, “nosotros por nuestra parte, teniendo el cuenta la ocupación y los suelos destinados para el desarrollo de viviendas de interés social. Revisar las áreas donde se puede aplicar la normativa urbanística”. El funcionario, manifestó que comparte la preocupación del organismo de control, el cual durante el fin de semana hizo un llamado a las autoridades de Cartagena para que presentaran de manera detallada las medidas tomadas para evitar la construcción de esta edificación: “En ese sentido concentramos los esfuerzos para tener resultados positivos de esta mesa, creemos que el espacio es oportuno para vincular a las autoridades nacionales que tienen competencia”. El proyecto fijado en 11.636 metros cuadrados contempla la construcción de cinco torres de 30 pisos. De acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial vigente no se permite construcciones que superen los cuatro pisos. Sin embargo, la Curaduría Urbano Distrital Uno, dio a conocer que la obra obtuvo su licencia debido a que se trataban de viviendas de interés social y permitía superar la altura reglamentada. Alfonso Cabrera, jefe de la división de Patrimonio del Instituto de Patrimonio y Cultura, explicó que el Ministerio de Cultura estableció a través de una resolución que las construcciones realizadas de los Bienes de Interés Cultural, en un área de 200 metros, deben regirse bajo recomendaciones especiales, que al parecer no se tuvieron en cuenta. Para que no se repitan esas situaciones que ponen en riesgo el patrimonio, el secretario Perez Muñoz insistió que debe existir una articulación entre las autoridades locales y nacionales en asuntos que incluyan los Bienes de Interés Cultural.