Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El vendaval se registró en la mañana de ayer
Una de las casas destruidas por un vendaval en San Pelayo.
Cortesía/ Francisco Márquez

Más de 500 familias damnificadas con daños en los techos de las casas, dos personas muertas, cerca de 700 hectáreas de plátano arrasadas y 600 de maíz, dejó un vendaval  en varios municipios de Córdoba.

Las emergencias se registraron en Cereté, Ciénaga de Oro, San Pelayo,  San Bernardo del Viento, Chimá, Sahagún, Cotorra, Lorica y Moñitos.

De acuerdo con lo indicado por el gerente de Afinia zona norte, Miguel Cuentas, en estos municipios desde este domingo se encuentran trabajando los técnicos, para reparar los daños causados que dejaron las fuertes brisas en las redes eléctricas, derivado de la caída de árboles.

Le puede servir: RCN Radio es galardonado por su compromiso con la seguridad y salud de sus trabajadores

El vendaval provocó la caída de redes y una de estas la cual estaba energizada, le ocasionó la  muerte a Héctor Almanza, en  el  sector Los Copeles, en el municipio de Ciénaga de Oro.  

De igual forma, el docente Norberto Peñata, oriundo  del  barrio Santa Teresa de Cereté, murió cuando intentó evadir con su motocicleta una  rama de árbol que había caído, tras el vendaval sobre la carretera troncal Ciénaga de Oro – La Ye, a la altura del barrio Julio Manzur.

Mientras que en el municipio de Cotorra murió una persona, al parecer de un infarto ocasionado por la impresión que tuvo al sentir sobre el techo de su casa el fuerte vendaval en el perímetro urbano.

Le puede servir : Sigue la alerta roja en los ríos Sinú y San Jorge, en Córdoba

San Pelayo, es uno de los municipios con más afectaciones por cuenta de los estragos de las lluvias y los vientos huracanados de las últimas horas.

“Desde muy temprano iniciamos los recorridos para atender la emergencia originada por el torrencial aguacero de esta madrugada en compañía también del cuerpo de bomberos para habilitar las vías afectadas por la caída de árboles”, dijo el alcalde, Harving Espitia.

“Desde ya solicitamos el apoyo por parte de la dirección departamental de Gestión del Riesgo, de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo y Desastres y de la empresa Afinia, puesto que en gran parte de la zona rural del municipio se cayeron postes de energía”, añadió Espitia.

El desbordamiento del arroyo El Diluvio volvió a inundar las veredas Cañoelar, La Trampa y El Napal,  pertenecientes al corregimiento Sabananueva en la margen izquierda de este municipio.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.