Cinco días de incapacidad y perderse de toda la diversión que previa disfrutar durante su visita a Cartagena, hace parte del drama que afrontó Tatiana Carvalho de Siqueira, una turista brasileña como consecuencia de una mordida que recibió por parte de un delfín cuando visitó el Oceanario Islas del Rosario.

El abogado Mario Torres Arrautt, de la firma Global Law, manifestó que su apoderada tras sufrir este incidente no recibió atención oportuna en el lugar, puesto que el personal del establecimiento le manifestó que no contaban con implementos de primeros auxilios.

"Mi clienta realizó una visita turística con varias amigas al Oceanario. En dicha visita, ella decidió ingresar a las atracciones más llamativas dentro del plan turístico que es el nado con delfines. Ingresó al agua con una funcionaria del Oceanario, que es la encargada de dar las instrucciones durante la actividad", dijo.

Y agregó: "Transcurrida la actividad, mi demandante decide subir las escaleras para salir del agua, cuando recibe de manera sorpresiva, una gran mordida por parte de uno de los delfines, circunstancia que le generó una seria lesión en una de sus piernas".

Indicó que ante la no atención, la turista decidió trasladarse hacia Cartagena donde con sus propios recursos pagó una consulta médica externa, donde además de la incapacidad le recetaron un tratamiento para que la herida sanara de manera satisfactoria.

"Tuvo que pagar el valor de 220 mil pesos por la consulta externa, dado que ella no contaba con seguro en el momento de los hechos. Una vez revisada, el médico de turno le receta antibióticos para evitar una infección y le ordena absoluto reposo, generándole 5 días de incapacidad", acotó.

Ante esta situación, Torres Arrautt afirmó que su clienta ha quedado con una cicatriz en su cuerpo y que a raíz del episodio vivido ha sufrido un daño psicológico. "Sufrió un daño moral y estético, puesto que en virtud del hecho sucedido, ella padece de un cuadro clínica de estrés postraumatico y miedo a volver a ingresar al agua con delfines u otros animales marinos", destacó.

RCN Radio consultó al biólogo Gabriel Luna sobre la probabilidad de que una persona pueda ser mordida por un delfín. El experto señaló que es posible debido a que se trata de un animal salvaje y que a esto se le suma que se encuentra en cautiverio, hecho que puedo ocasionar que presenten episodios de estrés o agresividad.

Expuso además que los delfines, pese a que son criaturas en la mayoría dóciles y que tienen a relacionarse con facilidad con los humanos, suelen registrar comportamientos agresivos y más cuando se les toca el espiráculo, que es el orificio por donde respiran.

Este medio de comunicación ha intentado obtener un pronunciamiento por parte del Oceanario Islas del Rosario, pero no ha sido posible una atención vía telefónica con las directivas del lugar.

Vale la pena destacar que a frente a lo sucedido, la afectada a través de su abogado alega perjuicios materiales, morales y estéticos, por lo que solicitarán una indemnización de más de 50 millones de pesos.

"Mi clienta tenía programado un viaje a San Andrés y ante lo sucedido en el acuario, dado además que estaba inflamada su pierna derecha y debía guardar absoluto reposo, no pudo disfrutar de manera plena sus vacaciones, circunstancias de deben ser objeto de una indemnización por parte de los responsables", puntualizó el abogado.