Una turista argentina había sido reportada como desaparecida, pero en realidad lo que ocurrió es que dejó a su novio y huyó porque se sentía explotada económicamente.

Esta historia comienza con una notificación del consulado argentino en Bogotá al comandante del Gaula en Bolívar, John Jairo Romero Gómez, sobre la presunta desaparición de Mayra Anabel Presa, una turista de ese país en Cartagena.

Su novio, Pablo Storni la buscó por más de 96 horas y no la encontraba por ningún lugar de los que frecuentaba, temió que a su pareja le había ocurrido lo peor.

Pero el comandante Romero Gómez explicó que fue una desaparición voluntaria. “De manera voluntaria ella se había separado de su compañero de andanzas porque se sentía explotada por su pareja argentina, decide irse a vivir a un hostal con otra persona”.

Su novio le dijo a la Fiscalía que Mayra había sido raptada por un mototaxista, pero las autoridades encontraron que ella se subió a la moto porque quería hacerlo.

“El mototaxista no la lleva en contra de su voluntad. Él no tiene antecedentes de abuso sexual o violaciones, él la lleva de manera muy voluntaria porque ella quiere estar unos días con él”, indicó el comandante Romero.

Mayra es una cantante callejera que obtenía muchas ganancias por su actividad, principalmente en el centro histórico de la ciudad, y su acompañante se aprovechaba de eso. “El ciudadano argentino no tenía mayores ingresos, ni mayores recursos económicos. Ella era quien conseguía los recursos a través de la música y se sintió un poco explotada, por lo que decidió terminar”.

Tras el revuelo causado, Mayra publicó en su redes sociales “Hola! Estoy bien. Estoy en Cartagena. Se me complicó conectarme. Mil disculpas...".