Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Experimento realizado la Universidad de Córdoba
En la Universidad de Córdoba elaboraron bebida láctea con lactosuero y almidón de yuca, saborizada con flor de Jamaica.
Cortesía/Universidad de Córdoba

El estudiante Jeyner Cuello López de noveno semestre de ingeniería de alimentos, de la Universidad de Córdoba, elaboró una bebida láctea o yogur con sustentación parcial de leche por lactosuero, que se genera en la elaboración del queso de finca, con almidón de yuca y  saborizada con extracto de flor de Jamaica.

El proyecto lo dio a conocer  en la sexta edición del concurso I + Y Innova Yuca, de la fábrica Almidones de Sucre, donde obtuvo el segundo lugar y se hizo acreedor a una distinción y a un incentivo económico.

Lea aquí : Más de 1.800 hectáreas de arroz, arrasadas por el invierno en Ayapel, Córdoba

En la fórmula el estudiante utiliza una proporción de 2 por 1 (por cada dos litros de leche, uno de suero), adicionada con almidón de yuca como base del concurso y como agente estabilizante, reconstituyendo las propiedades de textura y sensoriales como sabor, color y viscosidad, que se habían perdido por la adición del lactosuero.

“La propuesta es darle un valor agregado al lactosuero o suero dulce que comúnmente se conoce en el campo, luego de la elaboración del queso, es una forma de aprovecharlo de manera industrial”, explicó el estudiante.

Dijo que en que algunas veces este subproducto es arrojado a los afluentes y contamina los mismos, además de obtener mejor rendimiento económico con la bebida, que requeriría menos cantidad de leche.

El estudiante a su bebida o ensayo de yogur la ha llamado Mercury, por el color rojo intenso que le proporciona el extracto de flor de Jamaica, muy parecido  al rojo del planeta Mercurio.

Le puede servir : Defensoría del Pueblo pide medidas urgentes para evitar tragedia en El Carmen de Bolívar

Este producto es un piloto y el objetivo a mediano plazo es llevarlo a nivel de laboratorio, para optimizar su elaboración, determinar sus puntos críticos de control y así obtener una bebida de calidad que permita realizar un estudio de mercado y finalmente comercializar.

“Es necesario avanzar con algunos análisis experimentales, sensoriales, establecer temperaturas óptimas de crecimiento de microorganismos para la fermentación de la bebida, proporción ideal, y cantidades de ingredientes perfectos para llevarla al mercado”, explica Cuello López.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.