Cargando contenido



El Pastor evangélico Manuel salvador Ibarra y el conductor Jaime Gutiérrez Ospino, implicados en el caso por la tragedia de Fundación en la que fallecieron 33 niños y un adulto en mayo de 2014, quedaron en libertad debido al desconocimiento de las garantías a su favor y al vencimiento de los términos para dictar sentencia en su contra.

El abogado Diego Fernando Duque Zuluaga, uno de los representantes de los vinculados explicó los alcances de la decisión del Juez.

“Se desconoció, se excedió el término con que la justicia contaba para emitir una decisión en su contra, trascendió un año de la privación de la libertad, ya ellos llevan tres años y medio privados de la libertad, sin que se haya emitido sentencia; fue así que la Juez Quinta Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, en decisión emitida en la noche de ayer, decidió levantar la medida privativa de la libertad, la medida de prisión que pesaba en contra de nuestros representados y ordena dejarlos en libertad”, indicó el representante jurídico de los procesados.

En este orden los vinculados deben afrontar el proceso en libertad bajo ciertos requisitos como mantener buen comportamiento, comparecer ante la autoridad cuando esta los requiera y no salir del país.

El abogado defensor Carlos Mauricio Ramírez confirmó que el proceso sigue vigente.

“Seremos convocados  a un juicio oral donde ventilará la responsabilidad de cada uno de estos procesos; hasta este momento enfrentan en libertad  este proceso que era lo que estaba buscando la bancada de la defensa; son personas que merecen en este momento estar en libertad”, afirmó el asesor jurídico.

Por su parte Alfredo Cruz Esquea, propietario del bus que se incendió dejando totalmente calcinadas a las 34 víctimas, también fue sido vinculado al proceso y afronta un juicio oral que se encuentra en etapa de conocimiento y está punto de terminar.