En vísperas del inicio de un nuevo ciclo de negociaciones con el ELN, las víctimas del sur del departamento de Bolívar le piden tanto a este grupo insurgente como al Gobierno Nacional que se mantenga el cese bilateral al fuego, que en su opinión ha traído tranquilidad a sus municipios.



Misael Payares, víctima del sur de Bolívar, manifestó que por primera vez pudieron pasar un fin de año sin la zozobra de enfrentamientos ni de las Farc, ni del Eln con el Ejército.



"Todo lo que tiene que ver con el orden público ha disminuido, pasamos un fin de año 2017 tranquilos, se ha visto reflejada la calma en comparación con otros años", dijo.



Así mismo Alexander Gil, Coordinador de la Mesa Departamental de Víctimas, aseguró que este cese al fuego ha disminuido notoriamente flagelos como el secuestro, la extorsión, los asesinatos selectivos y el reclutamiento forzado de menores.



Cecilia Alarcón, víctima de Santa Rosa del Sur, resaltó que para la población civil ha sido de gran importancia ese cese al fuego y más aún la esperanza de que se firme un acuerdo de paz con este grupo armado.



"Hacemos un llamado como víctimas del conflicto armado para que continúen con el cese al fuego y con los diálogos y que este año pueda haber un acuerdo definitivo y podamos iniciar la construcción de paz completa".



Por su parte el Gobernador del Departamento Dumek Turbay aseguró en su cuenta de Twitter que así como Bolívar logró pasar la página del conflicto armado gracias al acuerdo de paz con las Farc,  se necesita que el Sur de Bolívar, donde hace presencia este grupo insurgente, también pueda tener un mejor futuro.



Actualmente el ELN hace presencia en municipios del Sur Sur como San Pablo, Cantagallo, Arenal, Morales, Norosí, Río Viejo y Montecristo.