Cargando contenido

Los caricaturistas Matador y Vladdo debaten sobre la decisión del New York Times de suspender sus viñetas políticas, desde julio.

Matador y Vladdo
Los caricaturistas Vladimir Flórez (Vladdo, der) y Julio Cesar González (Matador).
Colprensa y AFP

La polémica sobre la decisión del prestigioso diario The New York Times de dejar de publicar caricaturas políticas en su edición internacional desde julio próximo, fue abordada en el país por los reconocidos caricaturistas Vladimir Flórez (Vladdo)  y Julio Cesar González (Matador).

The New York Times ya no publicará esas viñetas de una sola pieza en la edición internacional, como ya ocurre con el diario nacional, tras una polémica surgida en abril cuando apareció un dibujo que fue tachado de antisemita y hasta generó protestas.

La decisión se tomó luego de que en abril de 2019, una caricatura del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que se reimprimió en las ediciones internacionales, desencadenó un amplio escándalo.

En ella, el primer ministro Netanyahu aparece representado como un perro guía, con un collar del que cuelga una estrella de David, señalando el camino al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que lleva gafas oscuras y una kipá en la cabeza. "Fue ofensiva y un error de juicio publicarla", se disculpó el Times.

En contextoNew York Times dejará de publicar caricaturas políticas por polémica antisemita

A instancias de RCN Radio, los caricaturistas Vladdo y Matador criticaron la decisión del Times. ¿Cuál es el límite de caricatura política? ¿Fue una decisión de respeto hacia los demás o se está exagerando lo políticamente correcto? ¿Fue un caso de censura?

Caricatura New York Times
La caricatura publicada en abril, fue objeto de rechazos por considerarse antisemita.
Caricatura New York Times

Es una susceptibilidad exagerada y, por supuesto, es una medida absurda del New York Times, que es el periódico que hace dos semanas estaba recibiendo aplausos porque destapó lo que en Colombia los medios no querían decir. ¿Y nos sale con este chorro de babas? ¡Por favor!”, opinó Vladdo.

Matador, a su turno, dijo que esta decisión es totalmente errada. “Me parece que el New York Times se está pegando un tiro en un pie, porque la caricatura política ha sido siempre el acercamiento que tiene la gente a los medios escritos. Porque la caricatura, aparte de tener humor, tiene sátira política”.

Matador consideró que este tipo de polémicas que surgen en los diarios de distintos países del mundo no se solucionan quitando a los caricaturistas políticos y colocando una tira cómica, porque no cumplen la misma función.

Una caricatura puede decir muchas cosas más punzantes que una tira cómica o un escrito de opinión”, aseguró.

Más enProcurador Carrillo alista reforma "ciudadana" de la justicia

Vladdo hizo caer en la cuenta que la polémica se atizó por la carga religiosa que tenía la caricatura, por la característica que tiene Israel es un “Estado confesional”, en el que los símbolos religiosos del judaísmo están integrados a los símbolos patrios de Israel.

De ahí surgió la inquietud si el tema religioso, sensible en muchas sociedades del mundo, debe ser un tema vedado para las sátiras con tendidas en las caricaturas.

Audio

[AUDIO] Caricaturistas Vladimir Florez y Julio César González, sobre decisión del NYT.

0:27 5:25

“Si uno se cuidara eso debería soltar el lápiz, porque realmente la pregunta es ¿De qué nos podemos reír y de qué no? ¿Nos podemos reír de Dios? Yo creería que sí. Nos podemos reír absolutamente de todas las cosas humanas; colocarle cortapisas a ese tipo de libertades es una afrenta a la libertad de expresión o a la prensa”, señaló Julio Cesar González.

De interésContratistas "toderos": una firma y muchos propósitos

A su turno Vladdo aseguró que los caricaturistas pisan callos, son molestos y fastidiosos y esa es la idea de las caricaturas, que deben que tener esos ingredientes, porque ese es su propósito.

Es evidente que cuando uno hace caricatura, no solo sobre religión sino sobre cualquier tema, se hieren susceptibilidades. Cuando hacemos caricatura de religión sobre temas específicos, siempre se va a afectar o se va a ofender alguien”.

Matador aseguró que, ante los desafíos que plantea la decisión del The New York Times, el exceso de susceptibilidad y sobre quienes piden límites a los caricaturistas, hay que hacer lo contrario: no hacerle caso a lo ‘políticamente correcto’.

“Aguantar todas esas hordas de personas que lo quieren criticar a uno. Ante la mordaza hay que ser más mordaces; no podemos dar pie atrás porque esto recorta libertades como la libertad de expresión. Los caricaturistas tenemos que ser los primeros llamado a defender este derecho con humor y con inteligencia”, insistió Matador.

Fuente

RCN Radio con EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido