Cargando contenido

La Procuraduría indicó que el 23 de mayo de 2018 le envió una carta al ICBF advirtiendo sobre las fallas en El Redentor.

El Redentor.
Centro de reclusión de menores El Redentor.
Foto: Colprensa

Antes los contantes casos de fuga de menores, sumado a los maltratos a los que estarían siendo objeto los jóvenes de El Redentor, Juliana Pungiluppi, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), aclaró que la idea no es cerrar el centro de rehabilitación sino cambiar de instalaciones en el corto plazo, mientras plantean una reforma estructural. 

"En todos estos centros la infraestructura donde están estos jóvenes es crítica. La estructura donde están es fundamental para su proceso de resocialización y en el caso en particular de El Redentor me pregunté: ¿estas instalaciones de quién son, de dónde vienen? (...) me dicen que eso estaba hecho para un hospital psiquiátrico y se convirtió en una cárcel", manifestó Pungiluppi en RCN Radio.

Sin embargo, la directora señaló que la situación de maltrato a los jóvenes en El Redentor no se puede minimizar a un problema de infraestructura. Respecto a la seguridad en este centro, la directora del ICBF dijo que hay una debilidad alta en cuanto al número de policías.

"Nos han asignado cinco policías para los turnos (...) internamente las dinámicas de estos centros son muy complejas y como el operador no puede utilizar ninguna forma coercitiva, que obviamente en el marco de todos los derechos humanos que se deban usar para controlar esas situaciones, se ven muy limitados y llaman a la Policía en los momentos en que está fuera de control la situación y desafortunadamente pasan estos casos", agregó. 

Además, la funcionaria señaló que según un reporte de la Policía, en lo corrido del año se han presentado 20 motines en El Redentor.

En cuanto a los malos tratos, tal como quedó evidenciado en un video, el ICBF aseguró que acompañará las investigaciones anunciadas por la Procuraduría General de la Nación y adelantará una investigación interna para determinar si hubo fallos en los protocolos establecidos para la atención especial de estos jóvenes cuando se presentan situaciones especiales de violencia o mal comportamiento.

Pungiluppi también propuso reformar el sistema de responsabilidad penal adolescente; manifestó que se debe garantizar el fin restaurativo del sistema y revisar las conductas sancionables a los adolescentes entre 14 y 18 y las medidas correctivas que se deben aplicar en cada caso.

Según la funcionaria, el derecho penal debe ser la última herramienta con la que cuenta el Estado para disuadir las conductas delictivas y en vez de ello se debe brindar a los jóvenes un tratamiento diferenciado bajo el principio restaurativo y pedagógico.

Audio

Habla Juliana Pungiluppi, directora del ICBF

0:27 5:25
Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido