Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

César Gaviria y Horacio Serpa con posiciones opuestas frente a nueva Asamblea Constituyente

César Gaviria y Horacio Serpa / Foto AFP

http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/serpa.mp3



Mientras que el senador Horacio Serpa plantea la necesidad de convocar una nueva Asamblea Nacional Constituyente, el expresidente Cesar Gaviria Trujillo considera que esta no es el mecanismo idóneo para reformar la justicia.

El senador del partido Liberal, Horacio Serpa, aseguró que luego de los acuerdos firmados en el proceso de paz y posteriormente de la aprobación del plebiscito, sí es necesaria una "profunda reforma" a la Constitución de 1991.

Por otra parte, el expresidente César Gaviria Trujillo indicó que el gobierno debe tener en cuenta otros escenarios e ideas para mejorar la eficacia del actual sistema judicial.



"A la gente le ha quedado en la mente que las Constituyentes son buenas, pero uno debe pensarlo dos veces para hacer los cambios que se requieren por esa vía", dijo.

Expresó además que no es cierto, "como la gente piensa que una reforma a la justicia pasa por la Constitución, pues es mejor hacerlo por la vía de los recursos y otras ideas, para lograrlo".

Horacio Serpa explicó que la actual Constitución tiene 49 modificaciones y con ocasión de la paz se realizarán aún más cambios en la misma.

Además señaló que el problema más grave del país es la inequidad y por eso propuso cuatro cambios esenciales por los que es necesaria una nueva Constituyente.

"Debemos hacer reformas de justicia, de la política, también una reforma electoral y territorial, además de la reforma económica, hacer una revisión exhausta de esta última, ya que sin duda uno de los problemas del país es la desigualdad", indicó.

En ese sentido, el senador agregó que esos son cuatro puntos esenciales que se deben modificar, a diferencia de la Constitución de 1991 cuando se modificó toda la estructura nacional.

"No hay necesidad de cambiar la estructura fundamental de 1991, como aceptar que Colombia es un Estado Social de Derecho. Si esos cuatro puntos no se hacen en una Constituyente, el Congreso no lo va a cambiar", dijo Serpa.

César Gaviria también se refirió a los cambios que hay que hacer para mejorar la política, como el fortalecimiento de mecanismos de control, como la moción de censura, entre otras, que no han funcionado tras su creación en la Constitución de 1991.

Gaviria sostuvo que la última vez que hubo una reforma profunda al sistema de justicia fue precisamente en el año 1991, con la creación de varias instituciones que la fortalecieron.

Indicó que antes de hacer una reforma de este estilo, como lo dijo el senador Horacio Serpa, "hay que fijarse un horizonte y tener claro qué temas hay que cambiar". 

"En 1991 teníamos claro lo que había que hacer, con la creación de instituciones y organismos como la Fiscalía, el Banco de la República, la Corte Constitucional", recordó el exmandatario liberal.

Horacio Serpa advirtió que "la justicia debe tratarse con manos de seda y si no es con una constituyente, no se va a modificar".

El senador afirmó que estas modificaciones son determinantes luego de la firma de los acuerdos de la paz en La Habana, ya que es conveniente "hacer normas que nos den unas caracterizaciones distintas para trabajar en los temas de corrupción y la revisión a fondo del gremio económico".

Asimismo dijo que "luego de firmar el plebiscito, que es lo que hace falta, se hacen necesarias modificaciones importantes, no para reformar los acuerdos en la guerrilla, sino para entender el país desde la paz porque definitivamente el país cambió".

Frente al tema de los acuerdos de paz, el exmandatario Gaviria se declaró esperanzado en que los ciudadanos decidirán avalar en las urnas el sí a los acuerdos de paz y de allí el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de no tener un plan B.

"Tengo la esperanza de que el escepticismo cederá y los colombianos avalarán una paz imperfecta como la que se negocia en La Habana", afirmó Gaviria.

Dijo que ningún proceso de paz es perfecto e hizo alusión al acuerdo con los grupos paramilitares, que en su opinión, "desbordó las funciones de la justicia y por eso muchos jefes e integrantes de esos grupos que cometieron delitos de lesa humanidad, hoy están libres".

Expresó sin embargo que si los colombianos le dicen no a los acuerdos, estos quedarán truncados y será otro gobierno el que tenga que retomar el proceso.