La Corte Interamericana de Derechos Humanos admitió el caso presentado por el exalcalde Gustavo Petro para buscar la restitución de sus derechos políticos, luego de haber sido destituido e inhabilitado por 15 años por parte del procurador Alejandro Ordóñez.

Este anuncio de admisibilidad abre un proceso en esta corte, que fallaría en el primer semestre de 2017 y que obligaría al Estado colombiano a retirar la sanción en contra del exalcalde, así como a modificar las facultades de entes administrativos como la Contraloría y la Procuraduría para retirar derechos políticos.

Además, los abogados presentarán una solicitud frente a este tribunal para ampliar las medidas cautelares que tiene actualmente Petro a la decisión de la Contraloría de Bogotá por la reducción de las tarifas de Transmilenio.

"No es que no se pueda investigar a un alcalde o un gobernador, o que la Contraloría no pueda hacer control fiscal. Lo que no les está permitido es quitar derechos políticos", afirmó Petro.

Aunque no confirmó su aspiración presidencial para las próximas elecciones, dijo que esta decisión cobija su posible inscripción como candidato.