La reconocida periodista Claudia Morales, de 44 años, sorprendió este viernes con su columna en El Espectador "Una defensa en el silencio" en la que relata que fue víctima de abuso sexual a manos de su propio jefe.

Los hechos se registraron cuando iniciaba su carrera. Narra que se encontraba en un hotel y que su jefe la amedrantó en la habitación y terminó abusando sexualmente de ella.

"Alguien golpea en su habitación. Ella mira por el rabillo de la puerta, es su jefe. Abre, “Él” la empuja. Con el dedo índice derecho le ordena que haga silencio (...) la lleva hacia la cama ella le dice que va a gritar y “Él” le responde que sabe que no lo hará. La viola", así inicia su relato Claudia.

"No creo que llegue mi perdón para el hombre que me violó"


Dice que renunció a su trabajo pero no presentó una denuncia formal porque se trataba de un hombre relevante en la vida nacional y tenía miedo de lo que pudiera hacerle. "Hoy, con 44 años, reviso el momento que tengo grabado como una foto y no me arrepiento de haber guardado silencio".

Claudia Morales señala que el caso de agresión que involucra al periodista Gustavo Rugeles fue el que le dio las fuerzas para salir y contar su caso porque muchas personas juzgaron a la pareja del comunicador por salir a retractarse en un video.

(Lea también: Grabaciones revelan agresiones de Gustavo Rúgeles a su novia)


"Leí tantas cosas horribles contra la mujer cuando a través de un video se retractó, que no pude evitar una profunda ira. A mí también me hubiera gustado que Marcela siguiera adelante con el caso, que no viviera más con el agresor. Se activan mis miedos cuando la imagino en peligro y deseo que no tenga un final lamentable. Pero, ¿quiénes somos para juzgarla? ¿Qué sabemos de ella?", agrega Morales.

(Lea también: Periodista que denuncia agresión de Gustavo Rugeles publica dictamen de Medicina Legal)


La periodista defiende el derecho de las mujeres que optan por guardar silencio ante estos casos de abuso sexual por las diferencias culturales que tiene cada uno y que a muchos seres abusados los llena de vergüenza y temor.

"La revelación de mi historia es una defensa del silencio y un llamado a entender que cada uno de quienes hemos sido abusados tenemos mundos distintos", puntualizó y agregó "si usted, hombre o mujer, tiene el coraje y está rodeado de un entorno solidario, denuncie. Celebraré siempre que desgraciados como “Él” y otros abusadores sean visibilizados y castigados".