Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En Colombia el 38% de las parejas casadas se divorcian a los tres años de relación

Foto referencial de Ingimage



Cifras oficiales de la Superintendencia de Notariado y Registro indican que en Colombia el matrimonio se convirtió en un compromiso efímero en donde de cada 10 parejas que se casan, tres se divorcian y un 38% lo hacen antes de cumplir los tres años de relación.

El panorama de matrimonio en el país es desolador si se tiene en cuenta que durante el 2015 se presentaron 19.870 divorcios y sólo en el primer trimestre de 2016 se incrementaron las separaciones legales en un 13%, siendo Bogotá la ciudad que registró mayor concentración de divorcios con un 25%, seguida de departamentos como Santander, Amazonas, Guainía, Guaviare y Antioquía en donde hubo más separaciones legales en los últimos cinco años.

Álvaro Sierra, profesor del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana, quien escribió un libro a propósito de este tema que se titula ‘Pero si nos queríamos tanto’ sostuvo que las causas están relacionadas con la poca preparación que hay para afrontar situaciones difíciles en donde la solución más rápida es el divorcio y por otro lado, la forma "lúdica" con el que se toma la etapa del noviazgo.

"Hay muy poco tiempo en familia y se nos ha preparado muy poco para las situaciones complejas, difíciles y de dolor, entonces nos están enseñando que la mejor manera de enfrentar los problemas es huyendo y eso es el divorcio, una huída", dijo Sierra.

Por otro lado Sierra aseguró que hoy en día "las familias crían niños narcisistas y entonces las personas crecen y están muy centradas en sí mismas, en sus beneficios y en que su entorno satisfaga sus necesidades; el problema es que el matrimonio es hacer un reconocimiento del otro y es un acto de entrega".

Una causa importante que se resalta en este estudio es la poca importancia que hoy en día se le da a la etapa del noviazgo, ya que las parejas llegan al compromiso con expectativas falsas o ilusorias asociadas a la felicidad de la fiesta de bodas o el entusiasmo de la luna de miel y que la realidad, es muy distinta.

"La trivialización del noviazgo, la inmadurez afectiva, la falta de autonomía de los nuevos matrimonios frente a los suegros o cuñados, los problemas generados por un inadecuado manejo del dinero y la baja tolerancia al dolor como consecuencia de una pobre nutrición espiritual, entre otros asuntos que juntos dan cuenta que la gran mayoría de los conflictos matrimoniales terminan en la separación de las parejas", sostuvo Sierra.

La invitación que hizo el experto en matrimonios luego de investigar por más de 20 años el matrimonio y de asesorar durante tres décadas a cientos de parejas en crisis y a miles de personas que en algún momento de su vida quisieron casarse, es conocer muy bien a la pareja antes de dar el sí, es decir, los antecedentes familiares, las costumbres, su relación con el dinero y la religión, teniendo la certeza que va de acuerdo a los principios de cada uno.