Cargando contenido

La aclaración fue necesaria luego de las polémicas declaraciones de Alejandro Ordoñez ante la OEA.

El canciller Carlos Holmes Trujillo
El canciller Carlos Holmes Trujillo
Colprensa

El ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, le salió al paso a las declaraciones del embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez, quién se refirió de manera polémica al fenómeno de la migración venezolana. 

A través de su cuenta de Twitter, el canciller Trujillo publicó un video dónde aclaró que la política del actual gobierno es recibir a los ciudadanos venezolanos en el territorio colombiano y brindarles asistencia humanitaria y solidaridad. 

“Debo reiterar que la política del presidente Duque es continuar trabando mediante medios políticos y diplomáticos para crear condiciones que permitan que Venezuela vuelva a vivir en democracia y libertad, lo cual impedirá que siga presentándose es flujo migratorio”, manifestó Holmes Trujillo. 

En contextoOrdoñez dice que migrantes venezolanos son estrategia del socialismo del siglo XXI

El Canciller también se refirió a las causas de la migración venezolana y aseguró que esto representa un reto para Colombia mientras que responsabilizó al régimen de Maduro de la crisis humanitaria.  

“Ese fenómeno migratorio obedece a la tiranía de Nicolás Maduro (…) al deterioro de las condiciones económicas políticas y sociales que ha generado el flujo migratorio, lo que naturalmente representa un gran desafío para Colombia”.

Le puede interesar: Canciller: Militares venezolanos en Colombia no están a la deriva

La aclaración fue necesaria luego de que Alejandro Ordóñez asegurara que "la dictadura de Nicolás Maduro hace parte de una agenda global para irradiar en la región el socialismo del siglo XXI. Para ello la migración y las alianzas transcontinentales son parte de la estrategia para concretar este propósito". 

También leaColombia acusará a Maduro ante Grupo de Lima por nuevas violaciones a DD.HH.

La declaración de Ordóñez resultó polémica e incluso molesta para Jose Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch, quien calificó estas palabras como de ‘no creer’.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido