Según el directivo, "con el cierre de frontera desde el mes de agosto pasado por parte del Gobierno Venezolano se han visto afectadas etnias que tienen según el derecho internacional doble nacionalidad y protección especial”.



El director Ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos, Amylkar Acosta, afirmó que Colombia debe solicitar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), medidas cautelares para proteger a las comunidades indígenas que viven en la frontera con Panamá y Venezuela, afectadas por las decisiones de estos países de cerrar estos pasos fronterizos.

Estas son Wayúu en el departamento de La Guajira, Yukpas en la Serranía del Perija, Bari en el Catatumbo y Hiut y Makaguan en Arauca".  

Sostuvo que ahora con el cierre de la frontera con Colombia, por parte del Gobierno de Panamá, se verán  afectados los pueblos indigenas Cuna, Tule y Embera, entre otros.

"En mi concepto se le puede solicitar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares para su protección, porque los gobiernos de Venezuela y Panamà están violando flagrantemente el artìculo convenio 169 de la OIT".

Dijo que "esta norma obliga a la consulta previa a estas comunidades afectadas por estas medidas arbitrarias. Por otro lado, en Colombia estos pueblos tienen medidas de protección especial por parte de la Corte Constitucional."

Decisión

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, lanzó este lunes la “Operación Escudo” para “blindar” el país ante el narcotráfico, clamó por la “cooperación multilateral” para contener las amenazas contra la región y anunció el cierre de la frontera con Colombia a los indocumentados.

Varela, desde la principal base del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), anunció que el martes  en Consejo de Gabinete “se aprobará la compra de equipos” para reforzar la persecución del narcotráfico y aclaró que su país es “sitio de paso” no “productor, ni consumidor” de drogas.

Añadió que “hemos tomado la difícil decisión de cerrar la frontera con Colombia al flujo irregular de extranjeros” y expresó su agradecimiento al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, por su gesto “humanitario” de permitir el paso de 3.500 cubanos varados en Panamá vía aérea para que sigan su camino a EE.UU.

Varela acotó que lanza la operación de defensa de su país, al “constatar que la producción y embarque de drogas se ha duplicado en los países vecinos, específicamente en Colombia”.

Señaló que además del fortalecimiento de las fuerzas de seguridad se intensificará las labores de inteligencia policial y advirtió a los jóvenes en riesgo que “se alejen de las pandillas” porque lo único que van a lograr es “salir en la portada de un periódico”.

Por otra parte, el gobernante insistió que tomó “la dolorosa decisión” de ordenar al Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de “cerrar la frontera con Colombia al paso de los indocumentados, porque no está en capacidad de seguir asumiendo esta situación, para eso no fuimos elegidos por el pueblo”.

Recordó que a esa decisión llegó luego que Nicaragua y Costa Rica hicieron lo mismo el año pasado, aunque reiteró que el trato que dará a los emigrantes indocumentados que están en su país será “humanitario”.