Cargando contenido

Imagen referencial // Foto: Archivo Colprensa



El ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, David Luna, defendió internet "libre e igualitario" al rechazar la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de EE.UU. que aprobó la supresión de la "neutralidad en la red".

(Lea acá: EE.UU. aprueba norma que acaba con la neutralidad de Internet)

Luna aseguró que no comparten la decisión, "entre otras razones, porque internet debe ser libre e igualitario para todos los consumidores".

"Y lo que se pretende con esta decisión es beneficiar a quienes tengan mayor capacidad de pago para que los contenidos puedan llegarles más rápido o de mejor calidad", afirmó.

El funcionario señaló que el principio de neutralidad de red "está consagrado en la ley colombiana desde 2011", y aclaró que la determinación de la FCC no afecta a los usuarios en el país.

"En Colombia seguiremos insistiendo para que la neutralidad de red sea un principio legal que permita proteger a consumidores, usuarios y por supuesto la competencia", agregó.

El ministro de las TIC puntualizó que solo el Congreso colombiano, que aprobó una ley sobre este tema, podría modificar la neutralidad de red en el país.

La Comisión, con mayoría republicana, aprobó hoy por tres votos a favor y dos en contra -los demócratas- acabar con el principio de "neutralidad de la red" abanderado en 2014 por el entonces presidente Barack Obama y ratificado en una norma por la FCC en 2015.

Esta regulación impedía que las compañías proveedoras de internet pudieran bloquear o ralentizar a su antojo cualquier portal de la red, sin importar el tipo de contenido del que se trate.

De esta forma, cuando se haga efectiva la nueva norma, las proveedoras del servicio tendrán libertad para bloquear o reducir la velocidad de carga de las webs, con la única supeditación de que lo hagan público como parte de la exigencia de transparencia que sí mantiene la nueva regla.

Las compañías podrán elegir si bloquear o dar prioridades a unas páginas sobre otras, como medios de comunicación o portales de emisión de vídeos, lo que revolucionaría los modelos de negocio del sector y pondría en jaque el libre acceso a la red en igualdad de condiciones para consumidores y plataformas menores.

Por EFE.