Junto con México y Guatemala, Colombia acudirá ante la ONU en 2016 con una nueva propuesta en materia de lucha contra las drogas, para promover la revisión de la actual política internacional de erradicación de este flagelo. El Ministro de Justicia y del Derecho, Yesid Reyes, reconoció que luego de 40 años de lucha contra el narcotráfico, los resultados en cuanto a la erradicación del flagelo no han sido los esperados, y por eso se hace necesaria la renovación e implementación de nuevas estrategias que permitan una lucha más efectiva. “El mundo no ha conseguido ganar la guerra que declaró contra las drogas ilícitas, si insistimos en aplicar las mismas fórmulas no podemos esperar que los resultados mejoren”, dijo Reyes. La nueva propuesta que presentará Colombia se basa en tres objetivos, el primero, la atención integral a consumidores de sustancias psicoactivas a través de un enfoque de salud pública y derechos humanos, el segundo, la reducción en la oferta de las drogas mediante la modificación de las vulnerabilidades sociales, económicas y políticas de los territorios y de la población, mediante intervenciones enfocadas a la seguridad territorial y finalmente, la reducción del delito asociado al narcotráfico. Colombia no pretende desconocer las convenciones internacionales sobre la materia, sino reconocer la necesidad de abrirlas a nuevas interpretaciones, de ahí la importancia de reformas como las emprendidas en Uruguay y Estados Unidos sobre la utilización de la marihuana con fines recreativos y con fines medicinales. El ministro de Justicia y del Derecho insistió en la impertinencia del enfoque represivo en la lucha contra las drogas, y reiteró la necesidad de concebir el tema como un asunto de salud pública.