Los ciudadanos turcos piden apoyo al gobierno colombiano y a sus ciudadanos no estigmatizarlos por ser musulmanes.

Niños turcos en Colombia
A pesar del cambio cultural, los menores dicen sentirse bien en Colombia.
Foto: RCN Radio

RCN Radio conoció la historia de 150 turcos, es decir alrededor de 40 familias, quienes han llegado a Bogotá tras la tensa situación humanitaria que atraviesa Turquía.

En los últimos añosla llegada de ciudadanos turcos a Colombia casi que se ha triplicado. La razón, muchos de sus ciudadanos huyen del sistema de gobierno que, según ellos, ha empezado a generar persecución por ser opositores al presidente Recep Tayyip Erdoğan.

La mayoría  de los ciudadanos que han salido del país son profesores, empresarios, periodistas, abogados; todos coinciden en que huyen de la persecución de Erdogan por sus presuntos nexos con un movimiento llamado Gülen, fundado el opositor Fethullah Gulen.

El movimiento es activo en temas de educativos en colegios privados y universidades en más de 180 países, así como en muchas escuelas aliadas estadounidenses operadas por sus seguidores.

El movimiento niega que las escuelas aliadas tengan una afiliación directa con Gülen y hayan sido los precursores del fallido golpe de Estado.

-Ciudadanos turcos en Colombia-

 

RCN Radio conoció la historia de cerca de 150 ciudadanos turcos que han llegado a Bogotá. Se trata de casi 40 familias que han encontrado en Colombia la "libertad”.

Acar, quien llegó a Colombia hace casi 12 años, y quien ya habla español, se refirió a la grave situación humanitaria del país.

“Hay mucha censura a los medios de comunicación. No están mostraron la verdad de la situación en nuestro país, es una situación muy difícil, hay mucha gente inocente en las cárceles, de hecho muchos niños, casi 600, con sus madres están en las cárceles, muchos periodistas y por supuesto hay mucha tortura, dijo Acar.

Murat, otro de los miembros de la comunidad turca en Bogotá que llegó con su familia  hace poco más de un mes  y quien era profesor de una prestigiosa universidad en Turquía, aseguró que sus hijos se han adaptado muy bien a pesar de saber que huyen de su país.

“Hay ciertas cosas que no se pueden ocultar a los niños, pese a eso ellos superaron mis expectativas. Ya han aprendido muy bien el idioma  -español- en el colegio donde estudian en Bogotá, les han ayudado mucho”, agregó Acar.

Y es que 18 menores de la comunidad turca que ya han ingresado a un colegio en Bogotá, han sido el puente entre su cultura y la colombiana.

Los niños han generado tanta empatía con sus maestros y compañeros, que ni el idioma ni su cultura ha sido un obstáculo para relacionarse.

Por otra parte, Elif, una de las niñas turcas, indicó que la han recibido muy bien y que incluso algunas niñas de su salón han llevado bufandas para usar como velos. También, los niños más pequeños han manifestado que han aprendido en la forma cómo se alimentan.

Los maestros de dicho colegio han encontrado las fortalezas de este intercambio.

Su rectora aseguró a RCN Radio que ha sido una experiencia enriquecedora, sobre todo porque considera que todos los niños, sin ninguna excepción, deben asistir a estudiar, así ello implique buscar nuevas formas de relacionarse con ellos.  

“Mi filosofía de vida como rectora es que todos los niños tienen derecho a recibir educación, es decir que si llegan al colegio y hay el cupo los vamos a recibir. Ha sido muy positivo el conocimiento de las dos culturas, detrás de eso a parte existe un aprendizaje de una nueva lengua para cada uno de ellos. Mis estudiantes han podido fortalecer el inglés, los niños turcos han podido reforzar su aprendizaje del idioma español”.

Lo cierto es que tanto los niños turcos, como los colombianos, han logrado establecer un “entendimiento” pleno. Pese a que muchos de ellos no hablan el mismo idioma, han logrado compartir desde su modo de comer, hasta su forma de relacionarse entre si.

Los migrantes turcos hicieron un llamado al Gobierno nacional para que los apoyen. Aseguraron que llegan a Colombia para contribuir con sus profesiones y pidieron a los ciudadanos no estigmatizarlos con temas como su religión musulmana.

Por último, indicaron que pese a lo que muchos piensan, “musulmán no es sinónimo de terrorista", y que por el contrario aquellos terroristas que dicen ser musulmanes realmente no lo son, pues sus creencias no avalan el asesinato ni hacer ningún daño a otros.

Por: Nury Riveros

Encuentre más contenidos

Fin del contenido