Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Coronavirus máscara y tapabocas. Imagen de ilustración.
AFP

Carolina Guerrero, la mujer colombiana diagnosticada con coronavirus en España, quien hace dos días ya fue dada de alta y pudo regresar a su casa, conserva las restricciones de aislamiento en su propio hogar.

La mujer de 41 años comentó que el día que salió del hospital estaba totalmente cubierta con guantes y su boca tapada. La recogió su esposo en el carro, pero ella intentó tener el más mínimo contacto con él, se sentó en la parte trasera con las ventanas abajo y al ingresar a su casa no tocó absolutamente nada hasta llegar a su habitación.

Le interesa: Bolsas europeas abren con alzas tras históricos desplomes por coronavirus

"Estoy encerrada, cuando me traen la comida mi marido se pone los guantes y me la deja en la puerta. Yo abro con mi codo, cojo la bandeja, como y después la saco. Lo que hablo con mi familia es a través de videollamada", detalló en diálogo con La FM.

Carolina afirmó que se puede diferenciar el coronavirus con los síntomas de la gripe porque "son diferentes los síntomas. Uno no tiene mocos, es una cosa seca, hay dolor de cabeza y dolor de huesos, uno no está estornudando ni tiene flemas".

Cómo lavarse correctamente las mano

Han pasado 18 días desde que la mujer comenzó a sentir malestar general y dificultad para respirar que la obligaron a ser hospitalizada e ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos durante cuatro días, hasta que allí le hicieron las respectivas pruebas y le diagnosticaron coronavirus.

"Las pruebas me las hicieron estando en la UCI, son con unos copitos largos como del tamaño de la palma de la mano, lo introducen por la fosa nasal y raspan con cuatro copitos y así hacen el examen para saber si se tiene coronavirus", agregó.

Vea también: Varias estaciones de Transmilenio serán cerradas para su desinfección

Señaló que los primeros síntomas que sintió estando en su hogar fueron fiebre, dolor de huesos y tos seca hasta que le afectó sus pulmones y sentía que se ahogaba.

Ahora aunque ya está en su casa, admite que aún le falta la respiración cuando habla mucho pero que está tranquila porque sabe que ya pasó lo peor.

Sobre si la enfermedad repite, indicó que los médicos no le respondieron. Le admitieron que no saben que sucederá debido a que el virus es muy nuevo.

Mientras ella dio positivo, a su esposo le hicieron la prueba y salió negativa. A sus pequeños hijos, de 3 y 6 años, no le han hecho pruebas porque no presentan síntomas.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.