Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Desperdicio de Alimentos
Colombia ha sido seleccionada como sede de la Cumbre sobre desperdicios de alimentos
COLPRENSA

"Los colombianos creen que no están desperdiciando alimentos, cuando en la práctica sí lo hacen", sostiene un estudio realizado en ocho ciudades del país, al reseñar que cada año se pierden más de 1.5 millones de toneladas que van a parar a la basura.

"Lo primero que pudimos entender es que los colombianos, la mayoría, no cree que esté desperdiciando alimentos. La gente piensa que todo lo que viene del campo no impacta al campo, incluso, cuando desperdiciamos frutas o verduras, la gente piensa que se vuelve abono", indicó Camila Cammaert, coordinadora de Sistemas Alimentarios Sostenibles de WWF Colombia. 

Añade que "la gente cree que el desperdicio solo se genera cuando se sirve el plato o cuando lo estamos cocinando pero no caemos en cuenta que también desperdiciamos, cuando dejamos de hacer una parte de los alimentos, cuando se daña una fruta o una verdura o cuando dañamos algún alimento (mala manipulación) en el supermercado". 

Lea además: Amazonía colombiana vive crisis ambiental y de seguridad desde el Acuerdo de Paz: WWF

El estudio realizado por la ONG ambiental WWF, llamado 'Desperdicios: imaginarios, actitudes y comportamientos en Colombia', hizo 1950 encuestas y visitó 47 hogares en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Florencia, San José del Guaviare y Leticia, "para entender si los colombianos comprenden la relación de los alimentos con el cambio climático y la pérdida de biodiversidad". 

Cammaert indicó que entre las evidencias encontraron "que en Colombia existe un gran desconocimiento frente a esta situación, y las personas creen que su forma de alimentarse no es determinante en la crisis ambiental. El desperdicio es uno de los aspectos clave del análisis, pues el 10% de las emisiones de gases efecto invernadero, causantes del calentamiento global, tienen que ver con la comida que no comemos". 

Hallazgos

Entre los hallazgos del estudio sobresalen:

-El desperdicio es un asunto tabú y muchas veces se esconde: aunque según el Departamento Nacional de Planeación, cada año, en el país se pierde el 34% de los alimentos producidos, nadie quiere hablar de ello. Frente a la pregunta sobre la frecuencia en la que se desechan alimentos, un 31,6% de los encuestados manifiesta no desechar comida, mientras que el promedio de veces que la gente afirma desechar comida, alimentos o ingredientes, que se hayan dañado por algún motivo, es de 1.9 veces por semana. Estos datos, bajos en apariencia, demuestran cierto grado de negación frente a la práctica de desperdiciar comida.

-La abundancia es percibida como la principal causa de desperdicio: el 30,8 % de los encuestados considera que la principal razón por la que desperdician alimentos es que cocinan demasiado, y el 25,3% porque se sirve mucho en el plato. “Los colombianos expresamos muchas veces el amor a través de la comida. Mucho amor significa, en ocasiones, servir grandes porciones que pueden llevar al desperdicio. Necesitamos que desde las familias fomentemos que el cariño también se demuestra al no botar la comida, al cuidar al planeta y entendiendo que la naturaleza es quien nos permite tener nuestro plato lleno”, contextualiza Cammaert sobre este punto.

-Existe la creencia de que hay desperdicios más “graves” que otros: el 65% de los encuestados considera que lo que más se desperdicia es la comida ya preparada, mientras que solo el 21,7% considera que lo que más se desperdicia son alimentos parcialmente usados (media cebolla, un pedazo de sándwich, etc.), lo que demuestra que desechar estos alimentos no es necesariamente percibido como desperdicio, sino como una parte normal del proceso en la cocina.

Lea también: Decreto presidencial de austeridad: Suprimieron 32 cargos y crearon 28

-Las motivaciones para desperdiciar menos: las personas afirman que la posibilidad de ahorrar dinero con un 41,7% y el querer administrar su hogar de manera más eficiente con un 46,2% son dos de las principales razones que los llevarían a reducir la cantidad de alimento que se desperdicia en su hogar. Pese a no estar dentro de las principales motivaciones, el deseo de reducir su impacto en el medio ambiente, resultó ser una razón más fuerte para reducir el desperdicio que comer una dieta más saludable.

- La estrategia que las personas tienen frente al desperdicio es desechar: cuando los colombianos se enfrentan al desperdicio de alimentos creen que la única manera de resolverlo es llevándolo rápidamente a la caneca. Esto demuestra que no están tomando medidas para darle un mejor manejo a sus alimentos, y es otra forma de negar el problema. El 21,5% de los encuestados afirma que no sabe cómo puede reducir el desperdicio de alimentos.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.