Los 59 colombianos que iniciaron una huelga de hambre en las cárceles de Venezuela, luego de que se les negará la libertad por parte de las autoridades pese a existir una orden judicial, denunciaron que no han recibido ayuda alguna por parte del Gobierno nacional y señalaron que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en su protesta.

Wilfredo Teherán, uno de los voceros de este grupo de colombianos a los que el Gobierno de Nicolás Maduro capturó bajo acusaciones de paramilitarismo, sostuvo que han mandado varias comunicaciones a la canciller María Ángela Holguín mostrando las precarias condiciones en las que viven, pero que no han recibido respuesta alguna.

“Le hemos mandado videos, fotos y audios en los que le mostramos cómo estamos viviendo y contamos la situación que debemos enfrentar, nuestro abogado Sergio Aranguren también les ha mostrado todo lo que pasa pero no nos han prestado atención, sentimos que estamos solos en esto”, dijo Teherán.

Este grupo de colombianos reiteró que las condiciones en las que viven dentro de la Cárcel Metropolitana de Caracas son “inhumanas” y que son las autoridades policiales de Venezuela las que se niegan a dejarlos en libertad, pese a que el Tribunal Judicial de ese país ratificó la orden de salida del penal.

“Queremos libertad absoluta o que nos deporten a nuestro país, estamos dispuestos a llegar hasta las últimas instancias (...) nos dijeron que somos paramilitares y eso es algo que nunca se ha podido demostrar, somos inocentes de cualquier delito y eso ya se demostró”, dijo Wilfredo Teherán.

La huelga de hambre puede costarnos la vida: Teherán


Este colombiano preso en Venezuela señaló que tiene plena certeza, junto a sus 58 compañeros de prisión, de que la vulneración de Derechos Humanos en ese país es latente y que iniciar esta protesta podría terminar en su muerte.

“Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, somos conocedores de que algunas de las personas que anteriormente han iniciado este tipo de huelgas lamentablemente murieron, pero ya hicimos el pacto de seguir adelante y así va a ser”, dijo Teherán.

Como un último recurso para lograr su liberación, el grupo de los 58 colombianos, 53 costeños, detenidos en Caracas desde hace un año y cuatro meses acusados de paramilitarismo, iniciaron una huelga de hambre hace más de 24 horas.