La Procuraduría General le solicitó a la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá poner en marcha el régimen especial de protección sobre las obras "Auras Anónimas" de la maestra Beatriz González y los columbarios del Cementerio Central, los cuales fueron catalogados como bienes de interés cultural.

Qué son los columbarios?


Son cuatro piezas arquitectónicas ubicadas sobre la calle 26 al costado sur, entre las carreras 20 y 22, en la localidad de Los Mártires en Bogotá. Se encuentran encerradas por unas rejas de hierro negras, en los años 40’s sirvieron de fosa común y llegaron a albergar los restos de las víctimas del 9 de abril de 1948, época en la cual sucedió el llamado Bogotazo tras el magnicidio del líder político Jorge Eliécer Gaitán en el centro de Bogotá.

Qué significa el término?


La palabra columbario viene del latín ‘columba’ y hace referencia a los nichos de los cementerios romanos donde se colocaban los restos de las personas fallecidas.

Cuándo fueron construidos?


Según la historia de Bogotá, los columbarios fueron construidos uno a uno desde 1947 y su construcción se aceleró después del Bogotazo por la cantidad de muertos. De las seis construcciones en forma de palomar, por conservar la funeraria típica de la Roma antigua, hoy se conservan cuatro, las cuales fueron bautizadas con los nombres de San Javier, San Jerónimo, San Juan y San Joaquín.

Cada construcción mide 150 metros de largo por 10 de ancho, cubiertas por techos de barro. Cada osario tiene forma de hornacinas realizadas con ladrillo.

Algo más de historia


En el año 2000 los columbarios corrieron el riesgo de ser demolidos en su totalidad por el proyecto de zonas verdes y parques conocido como ‘Parque Zonal Cementerio Central’, sin embargo el proyecto no se llevó a cabo y al contrario en el 2009, la artista Beatriz González inició su obra ‘Auroras Anónimas’ como una representación de la vida y la muerte, en homenaje a las víctimas de la violencia con imágenes cubriendo cada una de las tumbas de los columbarios.

Con el objetivo de mantener su conservación, la Procuraduría propuso poner en marcha el régimen especial de protección. Al respecto la secretaria de Cultura, María Claudia Pérez, explicó que se tiene previsto un proyecto por parte del Distrito para reformar o refuncionalizar el mismo espacio donde están ubicadas las bóvedas.

“El plan se diseña con una demolición de una parte para dar cabida a una plaza, pero no quiere decir que haya una destrucción o subvaloración del patrimonio”, indicó.

Dijo que dentro de una refuncionalización de una estructura arquitectónica “si es posible quitar algunas partes para poder refuncionalizar”. Al respecto, la Procuraduría pidió a la Secretaría de Cultura dar respuesta clara acerca de un posible proyecto por parte del Distrito para demoler esta obra o convertirla en un espacio diferente al que actualmente está destinado, además solicitó el envío de los correspondientes soportes de los planes y proyectos de obra a realizar sobre los columbarios, así como los actos administrativos, permisos y autorizaciones para su intervención.