Cargando contenido

El director ejecutivo de Corpocentro, Jorge Mario Puerta, dijo que los pequeños y medianos comerciantes tendrán un respiro temporal mientras otro delincuente asume el cobro de las llamadas vacunas. Es por ello, que esperan contundencia de las autoridades para desarticular estas bandas.

Los comerciantes del centro de Medellín destacaron el trabajo de las autoridades locales y de la Presidencia de la República para intervenir este sector de la ciudad, que está entre los 359 puntos críticos, debido a la criminalidad.

Según el director Ejecutivo de Fenalco Antioquia, Sergio Ignacio Soto, las extorsiones en el Valle de Aburrá, superan los 50 mil millones de pesos al año.

Detalles de la captura de alias "Diadema"

Con la captura de alias “Diadema”, supuesto responsable del 70 por ciento de las extorsiones a comerciantes en el centro de Medellín, la Policía apunta a retener a alias “Carnero” y "Mono Picacho”, el resto de los jefes de la ODIN “el Picacho”

Así lo manifestó el vicealcalde de Seguridad, Luis Fernando Suárez, al señalar que la detención de Julián Andrés Agudelo Ramos, alias “Diadema”, es apenas el principio de varios operativos que tienen pendientes las autoridades contra jefes de estructuras delincuenciales.

El comandante de la Regional de la Policía, general José Ángel Mendoza, manifestó que Agudelo Ramos, fue retenido cuando pretendía salir de vacaciones de Semana Santa, con 38 millones de pesos, recaudados solo en dos días.

Agudelo Ramos se había realizado algunas cirugías en su cuerpo, como una liposucción y algunos cambios en su rostro para evitar ser reconocido.

Junto a “Diadema”, la Policía capturó en otros operativos en el occidente de Medellín, alias “la Vaca”, de 43 años, alias “Pelo de rata”, de 47 años y alias “El primo”, quienes al parecer, llevaban el dinero, al máximo cabecilla

Alias “Diadema” habría cambiado de bando y fue mano derecha de alias “Barny”, en la estructura de “La Terraza”, situación que habría ocasionado el enfrentamiento entre estas dos estructuras y varios ataques en el centro de Medellín. Cabecillas como “Diadema”, entre otros, se enfrascaron en una pugna con que dejaron múltiples víctimas.

Uno de ellos ocurrió el 5 de julio pasado, cuando sicarios arrojaron una granada de fragmentación en el sector de El Raudal, ataque que dejó una mujer muerta y 29 personas heridas.Cinco días más tarde ocurrió otro ataque con granada en Barrio Triste, en el cual murió un mecánico y resultaron heridos dos ancianos y una mujer.

En algunos sectores, sus enemigos distribuyeron un panfleto que anunciaba una recompensa de 100 millones de pesos para quien matara o delatara el escondite de alias “Diadema”.