El comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, pidió no “prestar atención” a la carta que envió la guerrilla de las Farc en la que propone modificar el calendario para la dejación de armas y confirmó que el cronograma de los 180 días se mantendrá. Jaramillo aseguró que en la reunión que sostuvo la Comisión de Verificación en las últimas horas, jamás se acordó ese asunto. “No le pongan atención a eso porque eso no fue lo que se discutió. Lo que discutimos fue, como evidentemente hubo una demora en el ingreso a las zonas, tenemos que ver cómo los compromisos que ya se debían haber cumplido se cumplen, porque como las Farc no estaban en las zonas no podían entregar las armas de acompañamiento", sostuvo. “El marco de los 180 días se mantiene y no ha estado en discusión”, enfatizó contundentemente el funcionario del Gobierno. Insistió en que “como decíamos en La Habana, póngale atención a lo que se discute en la mesa y en este caso es en la Comisión de Seguimiento”. Dijo que se deben examinar mecanismos para cumplir con los compromisos, sin necesidad de alterar los plazos ya establecidos. Farc manifiesta a la ONU la necesidad de recalendarizar la dejación de armas Previamente las Farc enviaron una carta en la que le anunciaban al jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, las dificultades que están teniendo en las zonas veredales por la falta de infraestructura y anuncian la necesidad de una recalendarización del proceso de dejación de armas. En la carta, firmada por el Estado Mayor de las Farc, afirman que están planteando en la Comisión de seguimiento y Verificación “no solamente el comienzo de la segunda misión de Naciones Unidas, sino la activación inmediata del componente internacional de la implementación, como la participación, en los términos del acuerdo, de todas las instancias internacionales previstas en el mismo”. “Dentro de estas circunstancias aparece como una necesidad la recalendarización del proceso de dejación de armas”, afirman las Farc. En esta misma misiva manifiestan que están dispuestos a presentar a la mayor brevedad las listas de los guerrilleros que deben moverse por el país haciendo pedagogía de paz. “Pero ¿cómo completar estos nombres si seguimos a la espera de la liberación de los amnistiados? Ni siquiera los indultables por vía de la ley 418 han terminado de salir de las cárceles”, se cuestionan las Farc.