Cargando contenido

Foto Colprensa




El subsecretario de Gobierno de Nariño, Ítalo Pantoja, denunció en RCN Radio el ataque a una delegación de miembros internacionales de la ONU y la OEA, que junto con autoridades locales buscaba verificar lo sucedido la semana pasada en Tumaco tras la muerte de labriegos que adelantaban una protesta por la erradicación forzosa de cultivos ilícitos. (Lea aquí: Policía suspende a 4 uniformados que habrían disparado contra campesinos en Tumaco)


Según el funcionario, el hecho sucedió cuando esta misión humanitaria se dirigió a la zona donde ocurrieron las muertes de estos campesinos para confirmar la presencia de un cuerpo que, al parecer, estaba en descomposición.


Dijo que el capitán encargado de los operativos de erradicación forzosa fue grosero con él y le advirtió que la misión no podía pasarse el perímetro que la Fuerza Pública había establecido.


Relató que esta delegación fue hostigada con granadas de aturdimiento y por lo tanto tuvo que salir de inmediato de la zona para no verse afectada en su integridad.


"Fue bastante indignante lo que pasó. Hablé con el capitán de la Policía que estaba a cargo de estos operativos, me recibió muy mal, fue bastante grosero, le dijimos que la comisión iba a realizar una revisión de la zona y nos dijo que mientras no se pasarán del perímetro no había problema", contó el subsecretario de Gobierno.


Dijo que luego de este episodio se escucharon las detonaciones, por lo que tuvo que devolverse para pedirle al oficial que no atacara más a esta comisión.


Afirmó que cuando llegó a la zona "le pedí a una persona que grabara un vídeo y les reiteré a los oficiales que no nos dejaban pasar que no atacaran a estas personas que eran de organismos internacionales y uno de los labriegos me dijo vámonos porque estos son muy peligrosos y nos pueden matar. Cuando nos encontramos con la comisión nos dijeron que ellos se identificaron y dijeron que eran de organismos internacionales, pero que les habían tirado granadas de aturdimiento".


El funcionario le pidió al vicepresidente de la República, Óscar Naranjo que el Ejército revise la zona para descartar posibles minas antipersonal que tendrían presencia en el lugar, con el fin de evitar más hechos que pongan en peligro la vida de los habitantes de esta región.


Sostuvo que un alto oficial de la Policía le ofreció excusas por lo sucedido con la comisión especial, al tiempo que dijo que en esta zona operan narcotraficantes que han presionado a los cocaleros para salir a protestar contra el plan de erradicación forzosa que adelantan las autoridades.




[imagewp:404457] Foto Colprensa / archivo

Entre tanto, el vicedefensor del Pueblo, Jorge Calero, dijo hoy en RCN Radio que más de cien testimonios de campesinos señalaron que fue la Policía quien disparó a los campesinos el pasado jueves, en hechos que produjeron la muerte de 6 de ellos.


preload="none" controls="controls">

Calero afirmó que por esa razón la Defensoría del Pueblo solicitó a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría adelantar la investigación correspondiente que permita esclarecer por qué ocurrieron esos hechos en los que la Policía habría atacado con armas de fuego a esta comunidad.


"Igualmente la comunidad también nos dijo que no se registró el uso de tatucos o cilindros bomba en desarrollo de esta situación", afirmó el vicedefensor del Pueblo, quien se desplazó a la zona de los hechos.


Adicionalmente dijo que la Defensoría no pudo contrastar la información de los campesinos con la de la Policía por el hermetismo que reina en la región de conflicto.