Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

"Con marihuana puedo dejar el bazuco", habitantes de calle

Ana, Emilio y José, son tres personas que desde hace más de 14 años se encuentran en la drogadicción y quienes a diario recorren las calles del centro de Bogotá, rebuscando cualquier peso, que les permita calmar su instinto de adictos mientras duermen en los andenes.

"El cuerpo le exige a uno la droga, por obligación le exige, si uno no consume le da rabia, le da ansiedad, se siente mal el cuerpo y hay que meter...", Ana.

Aseguran que en su vida de drogodependientes han consumido de todo, pero son conscientes de que el bazuco es la principal causa de sus males y que ante la falta de dinero, se meten su "pipazo", porque es lo más barato.

7¿"Uno muchas veces ve el daño que se está haciendo, uno sabe lo malo que es eso pero sigue consumiendo, además como uno tiene el hogar lejos...", José.

Fueron los sueños de una enfermera, un cantante vallenato y un médico, los que se vieron rotos por culpa de la adicción y donde se cambiaron las tarimas y hospitales, por calles, cartones, frío e indiferencia, algo que los deja sin motivos para salir adelante.

Ahora, al hablar con ellos y contarles la buena nueva de que podrían ser tratados con marihuana para superar sus problemas con el programa "bazuco cero", aseguran que existe una opción de superar su condición de drogadictos.

"Si se cura, conozco mucha gente que ha dejado el bazuco y solo mete marihuana, la marihuanita es buena, lo malo es meter el polvo (...) lo que pasa es que muchas veces no se ve una razón para dejarlo...", Emilio.

Según un estudio revelado por el Distrito, luego de una entrevista con centenares de habitantes de calle, se conoció que estos en ocasiones optan por fumar marihuana como autotratamiento, para su adicción, lo que los condujo al inicio de este programa.

"Yo he dejado hasta dos años sin consumir, lo que pasa es que cuando llegan los problemas, uno se siente solo y vuelve a caer...", Ana.

Con el anuncio de la Alcaldía Mayor de Bogotá, serían más de 10 mil adictos quienes inicien su proceso de desintoxicación, no solo habitantes de calle, si no también jóvenes de escasos recursos que tengan esta problemática.

Es así que mientras se define si se aplica o no el proyecto de "bazuco cero", estos habitantes de calle siguen esperando su oportunidad para una posible rehabilitación y reunión con la sociedad, pero aclaran que si se inicia, debe ser algo integral, porque de lo contrario es un esfuerzo perdido.