En medio de Colombiatex, la Cámara Colombiana de la Confección y Afines reiteró la preocupación por la crisis que persiste en el sector que ya ha dejado sin empleo a más de 200.000 colombianos.

Al flagelo del contrabando y la subfacturación, que llaman contrabando técnico, se suma la masiva importación de mercancía de China, India y el Sudeste asiático que deja maniatados a los empresarios a la hora de competir.

Según el presidente de la Cámara, Guillermo Elías Criado, la mano de obra nacional ha sido desplazada por los productos de Asia, donde pagan “salarios de hambre”.


Por esa razón, la Cámara Colombiana de la Confección pidió con urgencia al Gobierno Nacional la imposición de un arancel del 40 por ciento o uno mixto equivalente para las confecciones provenientes de China, India y el Sudeste asiático y rebajar de 10 a 5 por ciento los impuestos a las importaciones de hilos que no se producen en el país.