Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Referencia estudiantes de Medellín.
Referencia estudiantes de Medellín.
Cortesía: Secretaría de Educación de Medellín.

Miles de padres de familia dejaron de inscribir a sus hijos este año por falta de dinero, miedo a que se contagien de covid y por problemas de orden público, la situación más preocupante por parte de las secretarías de educación locales se presentan en Norte de Santander, Cauca y Arauca.

Arauca

En el marco del retorno a la presencialidad de las instituciones educativas en el departamento de Arauca,  se ha venido dando una dificultad evidente en lo que concierne al transporte escolar con el que deben contar los colegios para que se garantice el acceso a la educación de los alumnos que residen  especialmente en los sectores rurales de esta sección del país. 

Ángela Castrillón, coordinadora de la Institución Educativa de Aguachica, ubicada en el municipio de Arauquita dijo que ante las condiciones, es imposible cumplir con el 100% de la cobertura escolar. 

“No podemos hablar de calidad educativa si no se garantizan las condiciones mínimas, es  muy difícil que podamos entrar a prestar un servicio educativo en presencialidad así", dijo Castrillón.

Por su parte, Edgardo Sánchez fiscal de ASEDAR, Asociación de educadores de Arauca, señaló que además de la difícil situación de orden público, está la dificultad del transporte escolar.

“Para los estudiantes va a ser supremamente grave afrontar su derecho a la educación en medio del conflicto armado y de los enfrentamientos y van a ser las víctimas inocentes de esas balas criminales”, añadió Sánchez.

Desde el pasado 24 de enero cuando más de 65.000 estudiantes de Arauca regresaron a la presencialidad hay padres de familia que consideran que la medida es apropiada y que sí es necesario que los estudiantes regresen a las aulas de clase.

“Los niños socializan y aprenden mejor las cosas, yo  invito a los padres de familia a que se pongan la mano en el corazón, y a los que no han vacunado sus hijos que lo hagan”. 

Se espera el cumplimiento por parte del gobierno nacional en cuanto a la asignación de dinero para construir, ampliar, remodelar, adecuar y dotar a las escuelas y colegios para evitar el contagio del covid-19 "no es una amenaza sino que puede ser una sentencia y un escenario de preocupación para los alumnos y los mismos docentes".

Lea aquí: Contraloría ha encontrado irregularidades en PAE en 14 departamentos

Norte de Santander

Una de las principales preocupaciones de las autoridades en Norte de Santander es la deserción escolar que se ha registrado en el inicio de este 2022, aunque hay disponibles 12.000 cupos para primaria y secundaria.

Los problemas económicos que enfrenta un alto porcentaje de las familias en Norte de Santander, por el desempleo y la informalidad, en medio de la pandemia, obligó a varios padres de familia a retirar a sus hijos.

Carlos Méndez, quien tenía a sus tres hijos estudiando, se vio obligado a retirar a dos de ellos del colegio por problemas económicos.

"Tenía a mis tres hijos estudiando en un colegio de Villa del Rosario, dos de ellos cursan grado décimo, mientras que la niña de ocho años entró a cuarto de primaria, pero me quedé sin empleo y solamente mi hija siguió estudiando", dijo Méndez a RCN Radio.

Según las autoridades locales en los municipios de Bochalema, Gramalote, Cáchira, Puerto Santander, San Calixto y la Esperanza se ha detectado disminución de matrículas en escuelas y colegios públicos.

Lea además: Desempleo en Colombia: Informalidad en algunas regiones preocupa al DANE

Cauca

La deserción escolar se registra con mayor frecuencia en los grados de décimo y once, cuyas edades oscilan entre 15 y 18 años de edad.

Mientras en Popayán crece la deserción escolar por temor que genera el Covid-19, en poblaciones como Argelia, los niños quieren ir a estudiar pero la violencia no se los permite. 

La pandemia y la violencia han generado que incrementa la deserción escolar en el departamento del Cauca. Aproximadamente unos 14.000 estudiantes no se han matriculado, cifra que es preocupante, teniendo en cuenta los registros de los años anteriores. 

En municipios como Argelia, la violencia es la que genera la deserción. Israel padre de familia de esa población dice que aunque en el casco urbano están listos para iniciar las clases, en la zona rural el conflicto que persiste desde el año pasado, hace que sea incierto el regreso a clases de los estudiantes.

“En el casco urbano estamos listos para poder iniciar con las clases, pero en las veredas la situación es complicada por temas de orden público”, afirmó Israel.

Por su parte, Popayán es el municipio con el registro más alto de deserción en Cauca, según Leyla Muñoz, secretaria de educación  del departamento "este año hay 4.000 niños menos matriculados y una de las razones es el miedo causado por el Covid-19".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.