Frente a las críticas de algunos sectores sobre la escogencia de los magistrados que integrarán el Tribunal de Paz y las salas de justicia de la JEP, el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, indicó que el escenario propicio para discutir los reparos o impedimentos de los escogidos lo debe reglamentar el Congreso.

“Deben entonces establecerse en esta discusión de la reglamentación de la JEP los impedimentos y recusaciones que garanticen la imparcialidad del funcionamiento de esta justicia", dijo.

Agregó que "casos que se conozcan concretos frente a los que algunos magistrados de este tribunal hayan emitido en el pasado, como en cualquier otro de los jueces, estén obligados a declararse impedidos o puedan entonces ser recusados”.

Rivera aseguró que el Comité de Escogencia ha hecho un esfuerzo en elegir a la mayor cantidad de sectores en este Tribunal.

Así mismo Rivera aseguró que es probable que cuando se revisen otras hojas de vida vengan más criticas, y el Gobierno y el Congreso deberán garantizar la imparcialidad de ese Tribunal de Paz.

Por otra parte, el alto comisionado catalogó como "una terrible señal por parte del ELN" que se haya dinamitado el oleoducto Caño Limón - Coveñas.

“Como lo dijo el presidente y el jefe negociador es repudiable lo que hizo el ELN, pues afecta en gran manera a la población, pero además de la infraestructura el medio ambiente”.

Rivera indicó que de manera simultánea se está trabajando en los protocolos para el inicio del cese al fuego el próximo domingo 1 de octubre, con el que se espera terminen este tipo de actos que son tan negativos para la paz y el país.