La mesa directiva del Senado continúa analizando con todo su equipo jurídico la solicitud del Gobierno de certificar la aprobación de la reforma de las 16 circunscripciones especiales de paz.


Hay argumentos que podrían salvar el proyecto y otros que sustentan la tesis de que está hundido.


El presidente del Congreso, Efraín Cepeda, dijo que harán un estudio juicioso y en los próximos días darán a conocer la determinación.


“La decisión que se tomará, la tomaremos en derecho, lo haremos con todo el equilibrio como lo hemos hecho en estos cuatro meses de Presidencia del Senado (...) La decisión la tomaremos sin presiones de ningún lado y de otro, yo voté las circunscripciones, pero eso no va a sesgar la determinación y nos vamos a tomar unos días mientras lo tenemos claro. Es una decisión trascendental, pero actuaremos de manera independiente”, añadió Cepeda.


Por su parte, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, señaló que los 50 votos que obtuvo el acto legislativo la semana pasada, son suficientes para decretar que sí pasó por mayoría.


“La mayoría absoluta es la mayoría de los miembros de la corporación, si los miembros son 99, la mayoría es 50”, manifestó Rivera.


Entre tanto, el senador Álvaro Uribe dijo que nuevamente el Gobierno quiere hacerle 'conejo' a la ley, para imponer el acuerdo con las Farc.


“Esas 16 curules no son para campesinos, para víctimas, tienen un nombre marcado, son para las Farc en unas zonas donde una población está desprotegida. El Gobierno había perdido, la Constitución y la ley solo permite dos votaciones y el Gobierno perdió la segunda votación por más de 15 votos y por eso estaba rechazada la iniciativa”, afirmó el congresista Uribe.


Si el Congreso de la República no certifica la aprobación de las circunscripciones de paz para las víctimas, el Gobierno presentará una demanda ante el Consejo de Estado.