Aunque los senadores Claudia López y Jorge Robledo advirtieron que el debate sobre los escándalos de corrupción fue saboteado por la mesa directiva del Congreso, el presidente de la corporación, Efraín Cepeda, negó esas versiones.

Cepeda aseguró que no es cierto que haya presiones o intereses ocultos para dilatar este debate y dijo que en muchas oportunidades fueron los propios parlamentarios los que pidieron aplazar esta discusión.

“Estaban presentes más de dos terceras partes, los senadores estaban pendientes a la hora de llamar a lista, que lo hicimos de forma manual porque los equipos no se habían reiniciado y respondieron a lista 68 senadores”, señaló.

“La mesa directiva estaba, los senadores estaban, pero los citantes pensaron que era mejor aplazar y por supuesto no tenemos otra decisión diferente que acoger lo que ellos mismos plantearon”, añadió.

El debate sobre los escándalos de corrupción fue reprogramado para el próximo martes 17 de octubre.