Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Consejo de Estado condena a la Nación por pretender justificar víctimas en acciones guerrilleras

Foto tomada de video de Youtube: Toma de las Farc a Mitú coordinada y planeada por el Mono Jojoy

La Sección Tercera del Consejo de Estado hizo un llamado de atención al Ministerio de Defensa, Fuerzas Militares y Policía Nacional, porque dentro de una demanda de reparación, la Nación, a través de esas instituciones, advirtió que no debía responder por los perjuicios morales y materiales de tres personas que resultaron víctimas durante un ataque de las Farc en Mitú en 1998.

En la contestación de la demanda, el Ministerio de Defensa y las entidades acusadas advirtieron que las personas víctimas durante este ataque de las Farc no debieron abrir sus negocios y debieron además tener en cuenta en dónde tenían sus lugares de residencia y comerciales cuando se trate de zonas en conflicto.

Para el Consejo de Estado con ponencia del magistrado Danilo Rojas, es "indignante" que dentro de los argumentos la parte demandada pretenda justificar la falla en el servicio que derivó en la muerte de varias personas durante esa toma guerrillera.

“Ignora completamente haciendo gala de una falta de sensibilidad a todas luces reprochable en nuestro contexto, caracterizado por una alta inequidad en la distribución de oportunidades, que para la mayor parte de la población colombiana la escogencia del domicilio o del lugar en el que derivará su sustento diario no es completamente libre, sino que está condicionada por circunstancias sociales, económicas y culturales que, desafortunadamente no son las más favorables”, señala el fallo.

Por estos hechos el Consejo de Estado condenó a la Nación a través del Ministerio de Defensa, la Policía Nacional y al Ejército Nacional a pagar más de 1.400 millones de pesos como indemnización a la familia de tres personas que resultaron muertas, según las investigaciones, por cuenta de las Farc que llegaron a la residencia y decidieron "fusilarlas".

En ese sentido el Consejo de Estado, tras conocer las circunstancias que rodearon esta toma guerrillera durante tres días, no desconoció la falla en el servicio que se dieron por parte de las fuerzas militares que debieron apoyar dicho enfrentamiento que terminó con la muerte de varios uniformados y población civil, además del secuestro de otros más.