Cargando contenido

Tras el atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas en Norte de Santander, las autoridades realizan labores de limpieza.

Pozo Azul contaminado por derrame de Crudo en Tibú
Pozo Azul contaminado por derrame de Crudo en Tibú
Cortesía

Después de que se confirmara el 16 de abril un nuevo atentado del ELN a la infraestructura petrolera, en zona rural del municipio de Tibú, cerca de 30 mil personas se quedaron sin el suministro de agua potable, ante el daño ambiental sobre el cauce del río Tibucito.  

Las autoridades ambientales y gubernamentales desplegaron un seguimiento al plan de contingencia tras el derramamiento de crudo del oleoducto Caño Limón Coveñas en Norte de Santander, en cabeza del viceministro Roberto Esmeral junto a la Autoridad Ambiental en el departamento Norte de Santander (Corponor) y el Ministerio de Ambiente.

La cartera de medioambiente aseguró: "120 personas de Ecopetrol y Corponor trabajan arduamente en la limpieza y restauración del ecocidio en Pozo Azul, Norte de Santander", luego de sobrevolar la zona afectada para evaluar impactos ambientales derivados del derrame de crudo sobre el río.

Por su parte, el presidente Iván Duque se pronunció en su cuenta oficial de Twitter para rechazar lo ocurrido y aseguró que este tipo de atentados contra la biodiversidad deben ser castigados. 

"Crímenes a la biodiversidad atentan contra recursos estratégicos de la Nación, lo cual debe ser castigado severamente. El terrorismo sacrifica nuevamente el medio ambiente", añadió el mandatario. 

El Ministerio de Ambiente informó que en lo que va del año van 13 atentados contra la naturaleza, y publicó los resultados de la jornada de limpieza donde se evidencia el avance de las últimas horas. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido