Iván Márquez, miembro del Estado Mayor Central de las Farc, afirmó que la reunión con voceros de las extintas Autodefensas Campesinas tuvo como propósito central dejar al descubierto la verdad y alcanzar la reconciliación con todos los sectores que estuvieron involucrados en el conflicto armado. “Fue un diálogo muy respetuoso se expresó la necesidad de cómo consolidar la paz en Colombia, que la reconciliación nos abrace a todos los colombianos y sobre todo contar la verdad, cómo la expandimos, ¿qué pasó?, ¿quiénes dieron las órdenes?, ¿quiénes financiaron’?, que las víctimas accedan a la verdad”, señaló Márquez. Acotó que las Farc no tienen ningún inconveniente en contar la verdad “y nuestro interlocutores tampoco, Colombia necesita que convoquemos un día en el que todos los involucrados en el conflicto nos comprometamos con el país con un ‘Nunca Más’”, enfatizó el exjefe del equipo negociador del grupo en vía de transición a la vida civil. Añadió que al proceso de paz todavía la hace falta que estén todos los que participaron en la guerra, “el Estado, los partidos políticos, guerrilleros, ex paramilitares, medios de comunicación, ministros, presidentes, iglesias, los militares, es una urgencia que el país escuche su voz y muestren su pesar con lo sucedido y con un ‘Nunca Más’, insistió Márquez. Subrayó que en el encuentro con Ernesto Báez, Freddy Rendón, el alemán, y Diego Vecino, busca dejar al descubierto la verdad y que sea la columna vertebral de la Jurisdicción Especial para la Paz y así acceder a la justicia transicional, “ pero muchos en Colombia le tienen miedo, le huyen como el diablo a la cruz”, puntualizó Márquez. Amenazas de muerte contra líderes de las FARC De otro lado, Iván Márquez denunció amenazas contra todos los jefes de ese grupo que han liderado el proceso de paz en La Habana, “denuncias que ya hemos hecho ante la comisión de implementación de los acuerdos, que son de conocimiento del gobierno, agradecemos la labor de seguridad que nos han brindado a todos los cuadros de las Farc en todo el territorio nacional, pero la situación es preocupante”, enfatizó. Acotó que “ha llegado la hora de que Colombia se aleje de esas historia tristes del pasado, como ocurrió con la Unión Patriótica y se permita la libre discusión de las ideas que es lo que nos proponemos en los próximos meses y años”, concluyó Márquez.