Wilson García, director de la Unidad de Gestión del Riesgo de Cundinamarca, aseguró que aún persiste el cierre en la carretera Bogotá - La Mesa a la altura del kilómetro 74, como consecuencia de los deslizamientos de tierra que se han venido presentando a raíz de las lluvias. En comunicación con RCN Radio, el funcionario explicó que a pesar de que ya se ha retirado gran parte de la tierra que cayó sobre la carretera, también se está presentando desprendimiento de roca, por lo que se podría generar riesgos para los viajeros. "Es un derrumbe que se presentó en la vía a la altura del kilómetro 74 y por eso está completamente cerrada, debido a los deslizamientos por las fuertes lluvias", dijo García. Indicó que "la concesión está haciendo los trabajos pero ha caído mucha roca y por eso hemos tomado la decisión de mantenerla cerrada de manera temporal". García explicó que dependiendo de las condiciones climáticas, hoy mismo se habilitaría nuevamente el paso. "Si persiste el tiempo seco, habilitaríamos ese corredor vial hacia el mediodía, pero si llueve, la determinación es mantener el cierre para evitar poner en riesgo la vida de los pasajeros", aseguró. Agregó que ante esta situación los turistas debería hacer uso de la vía Soacha - Fusagasugá - Girardot, mientras que "para quienes vienen de Girardot, el desvío es por Tocaima, Viotá y luego por la Autopsita hacia Bogotá".