La Contraloría General de la República anunció que una comisión auditora verificará las circunstancias en las que 300 menores resultaron intoxicados el pasado cuatro de abril, así como una revisión a los contratos de alimentación escolar, que suscribió la Alcaldía de ese municipio con las firmas Unión Temporal Vital 2016 y Servicio Integrado Mael. La entidad aseguró que la Unión Temporal Vital 2016 estuvo involucrada en la intoxicación de estudiantes de tres centros educativos de la capital de Arauca, a los que suministra complementos nutricionales en la jornada de la mañana y complemento tipo almuerzo. En relación con el contrato que suscribió la Gobernación con este consorcio, dijo la Contraloría que el Invima ya había hecho reparos en su operación y clausuró su planta de procesamiento, por no cumplir con las condiciones técnicas y sanitarias requeridas. El contrato de la Gobernación se firmó por valor de $4.873 millones por el término de 49 días calendario. La entidad también anunció que estudiará el contrato entre el municipio de Arauca con la firma Servicio Integrado Mael, cuyo representante legal es Víctor Londoño Sierra, por $2.622 millones, con un plazo de 131 días escolares. Este contrato, de acuerdo con la Contraloría, tuvo una adición de $890 millones en 2016 y un plazo adicional de 41 días calendario escolar.