El ingeniero civil Mauricio Galofre Amín, exdirectivo del Grupo Nule, involucrado en el llamado ‘carrusel de la contratación’ fue hallado fiscalmente responsable a título de culpa grave por la suma de $1.467 millones de pesos dentro del Proceso Verbal de Responsabilidad Fiscal adelantado por la Contraloría General de la República por un contrato de obra para la pavimentación de vías secundarias y terciarias en los municipios de Chiriguaná y San Martín, en el departamento del Cesar.

Según el ente de control, la Gobernación del departamento del Cesar suscribió con Galofre Amín, en su condición de miembro y representante legal de la Unión Temporal Sabaneta, un contrato por un monto inicial de $4.760 millones de pesos para la pavimentación de las vías Loma Sabaneta – Poponte, en el municipio de Chiriguaná, Cesar y El Barro – La Curva Agua Blanca, en el municipio de San Martín, Cesar.

Sin embargo asegura la Contraloría los recursos públicos que le habían sido entregados a Galofre en calidad de anticipo para la ejecución de las obras contratadas fueron desviados, lo que generó retraso e incumplimiento.

De acuerdo a la documentación que hace parte del Proceso de Responsabilidad Fiscal, el exdirectivo del Grupo Nule tuvo la absoluta disponibilidad de los recursos girados en la cuenta corriente de la Unión Temporal y los gastó libremente dentro de los 17 días siguientes a la fecha del depósito, según lo evidencian los extractos bancarios expedidos por Bancolombia, sin que los recursos llegaran nunca a las obras contratadas.

Así lo pudo establecer la Contraloría, que en su fallo dispuso que Galofre Amín fue quien “como representante legal de la UT, suscribió el contrato 1400 de 2009, abrió en Bancolombia S.A., la cuenta corriente (…) a nombre de la Unión Temporal Sabaneta, a la que se desembolsaron los dineros del anticipo y posteriormente los retiró, pero no cumplió con lo pactado en el contrato, por lo que no fue amortizado y a la fecha no los ha devuelto al Departamento del Cesar”.