La central de abastos de Bogotá, Corabastos, informó que durante el lunes ingresaron cerca de 3.600 toneladas de alimentos, una cantidad similar a la registrada los lunes en condiciones normales en el país por lo cual se presenta "relativa estabilidad" en el abastecimiento de Bogotá.

De acuerdo con la central de abastos el ingreso de hortalizas, verduras y papa provenientes de Cundinamarca es relativamente normal y se espera que durante el día llegue a Corabastos un cargamento de arveja verde que se traslada desde Pasto, Nariño, en una de las caravanas de seguridad organizadas por diferentes ministerios y la fuerza pública.

Sin embargo, los comerciantes de la central de abastos advierten que algunos alimentos tienen demasiada volatilidad. Por ejemplo, la cebolla proveniente de Aquitania, Boyacá, pasó de $120.000 por bulto el domingo a $60.000 por bulto el lunes. Además, productos como el plátano y la yuca registran variaciones diarias de entre 15% y 30%, obligando a los tenderos y administradores de restaurantes a comprar pequeñas cantidades de estos alimentos para abastecerse y comercializar.

Otros alimentos que se han visto seriamente afectados por el paro de transportadores son la zanahoria, la granadilla y el maracuyá, de acuerdo con Corabastos.

El paro, que ya completa 43 días, ha dejado pérdidas superiores a un billón de pesos de acuerdo con la Sociedad de Agricultores de Colombia, que señaló el pasado viernes que “el resultado integra la agricultura de ciclo corto (14.4%); ciclo largo (32.9%); café (11.6%); carne de res (11.6%); leche (9.9%); pollo (10.4%): huevo (5,7%) y porcicultura (3.4%)”.

Diferentes gremios nacionales han manifestado su apoyo al Gobierno en su posición con respecto al paro de transportadores, al tiempo que rechazan el cese de actividades de dicho sector y piden una solución pronta que permita normalizar el transporte terrestre de carga en el país.