Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Fotos de Juan Barreto en Bogotá
Fotos de Juan Barreto en Bogotá
Juan Barreto- AFP

Juan Barreto aprendió a bailar salsa al ritmo de los caleños y memorizó las estrofas del  Himno Nacional de Colombia desde niño, a pesar de ser venezolano, pues creció en su querida patria acompañado de diversas culturas.

De todo eso quedó su mirada crítica y su amor por las historias, por captar un momento y una sensación, eternizar el tiempo en sus fotografías deslumbrantes, esas mismas que le llevaron a ser uno de los fotógrafos más reconocidos de la región y el mundo.

Le puede interesar: Familiares de soldado muerto, al parecer por COVID-19, piden que se esclarezca el caso

Empezó a los 17 años en un periódico de Venezuela y fue captando la historia de su país mientras maduraba y estudiaba, justamente en una coyuntura histórica: el gobierno de Hugo Chávez, el primitivo y carismático líder continental que fue amado por unos y odiado por otros. 

Después de recorrer el mundo con su cámara, esa 'arma' que dispara como una ametralladora cada vez que ve un suceso espectacular, Barreto -que se encuentra ahora en Bogot- cubriendo el coronavirus para su agencia AFP- habló con La FM de su visión de la actual crisis.

"Una de las cosas que más me conmovieron fue ver a tantos jóvenes entubados en las unidades de cuidados intensivos (UCI) en Bogotá, es increíble verlos debatirse entre la vida y la muerte. También recuerdo mucho la historia de un bogotano de 31 años que perdió la mitad de la movilidad del cuerpo tras infectarse de coronavirus. Esto hay que tomárselo en serio", afirmó.

Lea también: Crecen casos de congresistas contagiados con COVID-19: representante de Santander dio positivo

Asimismo, explicó que para poder cubrir la pandemia recibió instrucciones especializadas dictadas por los primeros expertos que enfrentaron el Covid-19 desde Wuhan. Todo se hizo para poder entrar a las zonas de alto riesgo y realizar sus fotografías, donde utiliza máscaras N95, guantes dobles, overoles y lentes que se pegan al rostro. Una vez termina su trabajo se botan todos estos elementos en una bolsa roja, por tratarse de material biológico.

“Te das cuenta que hay cosas que no son tan importantes como pensábamos. Creo que somos muy materialistas y en este momento es importante ayudar al otro, hay gente que la está pasando mal. Muchos que perdieron sus empleos, sus negocios. Por esa razón, la individualidad hay que dejarla a un lado y cualquier ayuda ahora mismo, vale mucho. Este es un asunto de conciencia colectiva y espiritualidad", añadió este fotógrafo que fue finalista del premio WorldPress, el concurso de fotografía más importante del mundo, gracias a un trabajo sobre una manifestación en Venezuela.

El contrapoder

Juan Barreto, que ha cubierto historias del hambre, pestas, cataclismos, protestas sociales, triunfos deportivos, totalitarismos de dictadores y una cadena de hechos que lo hacen parecer un sobreviviente de la catástrofe del mundo, captó en 2017 unas imágenes sorprendentes de una manifestación en Venezuela, donde un joven llamado Víctor terminó quemado, envueltos en llamas, en medio de la lucha contra la Guardia Nacional.

Vea también: Remdesivir: en Corea del Sur uno de cada tres pacientes presenta mejoría

Una moto que se engarzó en una tanqueta de la Guardia Nacional se volvió una especie de bomba ambulante que, una vez fue golpeada por algunos manifestantes, estalló en medio del frenesí de los bandos. "En el momento en que le están pegando a la moto sale un chispazo y yo captó la foto en ese justo instante: el momento de la explosión. Son ocho segundos que se esparcen las llamas y Víctor cae al piso, quemado, envuelto en el fuego", relató.

Finalmente, a pesar de que Juan Barreto estuvo en momentos claves del Chavismo, asegura que su trabajo no es tomar partido sino contar los hechos, pues de hacerlo, nunca hubiera podido captar las bajezas y grandezas de la condición humana. "No puedo tomar partido porque ese no es mi trabajo. En la fotografía la izquierda y derecha se deben dejar a un lado para que la gente se entere de los hechos importantes de una manera neutral. Que sea la gente la que juzgue", concluyó.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.