Cargando contenido

En la imagen, el magistrado Gustavo Malo/Tomada de Colprensa - Diego Pineda.



La Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia iniciará el 2018 con una sala extraordinaria en la que se aplicará por primera vez la modificación de su reglamento interno. La medida tiene que ver con el relevo de sus funciones jurisdiccionales y administrativas a los magistrados que enfrenten un proceso penal o disciplinario.

La audiencia extraordinaria se programó para el próximo 15 de enero. A la diligencia judicial citado el magistrado de la Sala Penal, Gustavo Malo, investigado por su presunta participación en escándalo del ‘cartel de la toga’.

El presidente de la Corte Suprema, Rigoberto Echeverry señaló que el magistrado Malo tiene tres posibilidades: reintegrarse y someterse a la aplicación del nuevo reglamento; solicitar una nueva licencia no remunerada por el término de tres meses; o presentar renuncia a su cargo.

Echevery explicó que una vez surtida la diligencia, toda la Sala Plena -conformada por los 22 magistrados- tomará una decisión sobre relevar de sus funciones al magistrado Malo, quien actualmente es investigado por la Comisión de Acusaciones por cinco delitos: concierto para delinquir, cohecho propio, prevaricato por acción, prevaricato por omisión y utilización de asunto sometido a reserva.

El presidente del alto tribunal indicó que la Sala puede tomar dos decisiones: suspender el reparto de expedientes al despacho de Malo y proponer a la Sala Plena el encargo de funciones a otro togado, que en este caso sería el magistrado Fernando Bolaños, quien asumió el cargo desde septiembre pasado cuando la Corte aceptó la licencia no remunerada de Malo.

Gustavo Malo fue llamado a responder ante la Comisión de Acusaciones tras las declaraciones del senador Musa Besaile quien aseguró que pagó 2.000 millones de pesos al abogado y exfiscal Luis Gustavo Moreno para frenar una orden de captura en su contra en el proceso por ‘parapolítica’.