Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Corte Constitucional imparte órdenes por apropiación ilegal de tierras en el país

La Corte Constitucional impartió órdenes a varias instituciones del país para que entreguen informes y realicen seguimientos a los terrenos baldíos que estén apropiados ilegalmente por algunas estructuras delictivas.

El alto tribunal ordenó a la Superintendencia de Notariado y Registro presentar dentro de dos meses un informe consolidado sobre los terrenos baldíos que hayan sido adjudicados irregularmente a través de procesos de pertenencia.

De igual forma le solicitó a la Fiscalía General de la Nación y al Incoder para que investigue las eventuales estructuras delictivas que están detrás de la apropiación ilegal de tierras en la Nación.

Por su parte la Procuraduría General de la Nación y a la Contraloría General de la República que hagan un seguimiento institucional sobre este tema y entregar tanto a la Corte Constitucional y a la Presidencia de la República en un término de 6 meses el informe respectivo sobre los terrenos baldíos irregulares en el país.

"Ordenar a la Superintendencia de Notariado y Registro (…) explique la imprescriptibilidad de las tierras baldías en el ordenamiento jurídico; enumerar los supuestos de hecho y de derecho que permitan pensar razonablemente que se trata de un terreno baldío; diseñe un protocolo de conducta para que los casos en que un juez declare pertenencia sobre un bien presuntamente baldío", señala la sentencia de la Corte Constitucional.

La decisión fue adoptada por el alto tribunal con ponencia del magistrado Jorge Iván Palacio, al revocar la adjudicación del predio denominado "El Lindanal", en el departamento de Casanare, que fue otorgado a un hombre por medio de una demanda de pertenencia, pues venía ejerciendo posesión de este terreno.

La Corte Constitucional advirtió dentro de su jurisprudencia que este título deberá ser dado por la autoridad competente, es decir, el Incoder, señalando además que el ocupante de un baldío no puede asumirse como poseedor de este terreno.