Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Corte Constitucional ordena unificar bases de datos entre Registraduría y bancos

La Corte Constitucional le ordenó a la Registraduría y a los bancos del país que creen una base de datos unificadas para no dejar de pagar las mesadas a quienes por diferentes motivos no tengan la cédula amarilla con hologramas.

La decisión la adoptó el alto tribunal, tras conocer el caso de varias personas que por motivos ajenos a su voluntad no tenían la cédula de ciudadanía en físico, pero estaba en trámite de sacarla ante la Registraduría.

A estas personas el Banco Agrario les dejó de pagar mesadas mensuales (pensiones y consignaciones) otorgadas por sus familiares o por el Estado porque no tenían la cédula amarilla con hologramas, requisito que advirtió el banco para realizar dichos pagos.

Según la sentencia, en los casos estudiados los tutelantes advirtieron que si bien se les había extraviado su documento de identidad, estaban tramitando su cédula y tenían la contraseña, que es el formato que entrega la Registraduría mientras entregan la definitiva.

El alto tribunal encontró que dejar de pagar los dineros correspondientes pese a estar registrados en la base nacional como ciudadanos, atenta contra los derechos fundamentales de las personas afectadas.

"Instar al Banco Agrario para que junto con la Registraduría Nacional del Estado Civil, implementen un canal interno de comunicación directa, de la forma en que dichas entidades lo acuerden, que permita corroborar la identificación de aquellos ciudadanos, que por motivos que no le son imputables, no pueden reclamar los dineros consignados a su favor, por no tener la cédula de ciudadanía", señala la sentencia de la Corte Constitucional.

Con esta decisión, la Corte Constitucional advierte que los colombianos no se deben afectar por una falta de acuerdo y de registros que deben tener tanto las entidades públicas como privadas sin ofrecer ninguna solución al respecto.

En los casos particulares, la Corte Constitucional ordenó que resuelva esta dificultad a los ciudadanos afectados y entreguen el dinero que se dejó de pagar por cuenta de estos hechos.