La Corte Constitucional, tomó la determinación de declarar la nulidad, es decir de tumbar, la decisión que había sido proferida que ordenaba reabrir taberna Barlovento, en Chinácota Norte de Santander. En la determinación que se hizo por parte de los magistrados sobre una solicitud de nulidad, la Corte al revisar nuevamente el caso, estableció que ese establecimiento fundado hace 80 años, en el que trabajan 15 trabajadoras sexuales venezolanas, se violaba la autonomia de los municipios en la definición de los planes de ordenamiento territorial, POT. En ese orden de ideas la taberna ubicada a varios metros de un colegio, entró en un litigio a finales del 2014, cuando la Policía impuso una multa porque la estructura en la que funcionaba presentaba fallas estructurales y según el nuevo POT, de la Administración de Chinácota, no podía estar en ese lugar. Además que según la alcaldía de Chinácota, quedaba en una a zona de interés histórico y residencial, situación que abrió un debate sobre ese tipo de establecimientos en zonas de tolerancia. En su momento Nubia Rosa Romero alcaldesa de ese municipio en diálogo con RCN Radio afirmó que se iban a adelantar acciones legales para impedir que se reabriera la taberna en pleno centro de la región. Ahora la sentencia definitiva está en manos de la Sala Plena de la Corte Constitucional que proferiría en los próximos días una nueva sentencia, sobre el caso del burdel de Chinácota.